Planchado exprés: cómo planchar una camisa en poco tiempo

Ya que planchar es algo que nos cuesta a muchos, te mostramos a continuación cómo planchar una camisa paso a paso.

Actualizado

camisas blancas planchadas en perchas de ropa

La mayoría de la gente podría coincidir en que una de las mejores sensaciones que se puede sentir es cuando uno está por estrenar ropa nueva. ¡Qué lindo que es ese momento! La sensación del estreno, de la prenda inmaculada, limpia y ¡planchada!

Seguramente, una de las primeras cosas que se te pasan por la cabeza cuando estás por comprar una camisa nueva es: ¿cómo hago para que luzca exactamente igual a como se ve ahora?

En este artículo te vamos a despejar todas las dudas para que aprendas: cómo se plancha una camisaen simples pasos.

Para saber si la plancha está caliente; salpicá con los dedos unas gotas de agua a la plancha. Si hace ruido, está lista para empezar a planchar.

3 pasos clave sobre cómo planchar una camisa

  •  Antes de empezar a planchar, asegúrate de que, tanto la plancha como la camisa estén limpias.
  •  La mejor opción para planchar una camisa de forma prolija es utilizando una tabla de planchar.
  • Cuando termines de planchar, colgá la camisa y abrochá el primer y tercer botón.

Cómo planchar una camisacon éxito: preparación previa al planchado

Antes de incursionar en el tema del planchado, es necesario tener en cuenta algunos consejos que te ayudarán a realizar una tarea exitosa cuando te enfrentes a la desafiante tarea de cómo planchar rápido una camisa.

  1. Si te estás por comprar una plancha, no solo mires el precio, también prioriza:
    • Las de vapor: un aliado indiscutible para eliminar las arrugas, y el formato más indicado para resolver cómo planchar una camisa de hombre rápido. El vapor humedece, suaviza y ablanda los tejidos. 
    • La base o suela:te recomendamoslas de acero inoxidable o cerámica por sobre las de aluminio, ya que estas últimas suelen estropearse con más facilidad.
    • La potencia: es la que definirá la eficacia del planchado y el consumo eléctrico.
  2. Si, por el contrario, ya dispones de una plancha, asegúrate de que no esté sucia o llena de sedimentos, ya que estos pueden estropear la prenda. Seguí este enlace para aprender paso a paso acerca de cómo limpiar una plancha
  3. .Nunca planches una camisa sucia, dado que la suciedad se va a impregnar en el tejido y la prenda quedará manchada
  4. .Es bueno invertir en una tabla de planchar; ya que, entre otras cosas, permite acceder cómodamente a zonas de difícil acceso, como los extremos angostos de los pantalones, mangas y cuellos
  5. .Planchá toda la ropa al revés; de lo contrario, lo más probable es que adquieran una apariencia brillosa y desgastada al quemarse el tejido con el calor del planchado constante
  6. .Cuando le pongas agua a la plancha, tratá de hacerlo con agua destilada o mineral, ya que el agua corriente de la canilla contiene cantidades pequeñas de minerales que con el tiempo se acumulan en la plancha y la obstruyen.
Recordá desenchufar la plancha cuando termines de usarla, dejala en vertical para que se enfríe y guardala lejos del alcance de los niños.

Vayamos al grano: cómo se plancha una camisa

En general, las camisas varían entre sí, por ejemplo, en el tipo de tela o diseño.  A su vez, esto hace que el modo de preparar la plancha sea diferente para cada tipo de camisa. Es decir, la plancha deberá estar más o menos caliente, necesitará una dosis más o menos fuerte de vapor u otros requerimientos. Dicho esto, la lista que te dejamos a continuación te va a servir para aprender cómo planchar rápido una camisa.

  1. Cuello: para el primer paso tenés que saber cómo planchar el cuello de una camisa.Desplazá la plancha desde las puntas del cuello hacia dentro. Si se trata de un modelo con botones, desabróchalos para lograr un planchado prolijo. 
  2. Hombros: colocá el hombro de la camisa sobre el extremo de la tabla y planchá en dirección a la manga. Repetí este paso con ambos hombros.
  3. Puños: lo ideal es abrir todos los botones y comenzar el planchado por el interior de la prenda. Como los puños llevan doble revestimiento, deberías aumentar la temperatura de la plancha. Una vez terminada la parte de adentro, pasá a la parte externa de los puños.
  4. Mangas: el desafío de esta zona es que no quede la marca de la plancha en la manga. Para evitarlo, poné la manga en horizontal y pasá la plancha sin llegar a la parte superior. En el siguiente paso, girá la tela que no estuvo en contacto con la plancha y repetí la operación. De esta forma, la marca debería coincidir con la costura y pasar desapercibida.
  5. Pecho: poné la mitad de la camisa sobre la tabla y dejá la otra mitad colgando hacia abajo. Toda esta parte necesita bastante calor, así que es probable que necesites varias pasadas para que quede bien. Fijate que quede bien planchada la parte donde se encuentran los ojales. Cuando finalices este lado, pasá al otro -el que lleva los botones- y repetí el procedimiento.
  6. Espalda: situá la prenda boca abajo y extendé la superficie de la tela mientras pasás la plancha. La clave está en no descuidar la zona superior.
  7. Finalmente, poné la camisa planchada en una percha y asegurate de abrochar el primer y tercer botón.

Ahora sí, con todos estos trucos que te mostramos, ya podés comprarte todas las camisas que quieras sin preocuparte por cómo van a quedar después del primer uso. Y también te compartimos un tips de cómo limpiarlas, usá la linea de Skip para evitar dañar la ropa y poder remover todas las manchas.

Si te quedaste con más ganas de seguir leyendo y aprendiendo, te dejamos este artículo sobre cómo cuidar tu ropa de fiesta.

Publicado originalmente