Unilever logo
Cleanipedia logo
¡Suscribite acá! Accede a beneficios y descuentos para comprar los mejores productos. Cleanipedia, tu aliado en el hogar.

Cómo planchar camisas y eliminar sus arrugas en poco tiempo

Planchar camisas puede ser una labor tediosa, sobre todo cuando no termina viéndose como las camisas de las vidrieras de los locales. ¿Querés aprender a planchar una camisa con éxito? En este artículo te contamos cómo dejar tus camisas libres de arrugas.

Actualizado Escrito por Soledad Gorleri

Cómo planchar camisas en poco tiempo correctamente

Planchar camisas puede ser molesto, más aún cuando se arrugan con facilidad (camisas de lino, les estamos hablando a ustedes). Siempre que creemos haber derrotado a las arrugas, estas vuelven a aparecer, tirando todo nuestro esfuerzo por la borda.

¿Querés aprender a planchar una camisa con éxito? No busques más; en este artículo te contamos cómo planchar camisas en poco tiempo para dejarlas más lisas que nunca.

Necesitará:

  • Plancha
  • Tabla de planchar
  • Percha
  • Agua destilada o mineral

Cómo se plancha una camisa: guía paso a paso

Lo primero que debemos hacer, es corroborar que la prenda esté limpia y repasar las instrucciones de planchado. Para mantener tu ropa impecable en todo momento, te recomendamos el Skip Jabón Líquido para Diluir que protege tus prendas de los diferentes signos de daño.

Si la etiqueta de la camisa no indica la temperatura o configuración que tenés que setear en la plancha, revisá de qué material está hecha y elegí la temperatura correcta.

Ante la duda, lo recomendable es arrancar con la temperatura más baja para evitar quemar los tejidos de la camisa. ¿Cómo planchar una camisa de hombre o mujer? Hacé lo siguiente:

  1. Verificá que la camisa y la base de la plancha estén limpias.

    Cuando estamos apurados es cuando más errores cometemos. Antes de ponerte a planchar, fijate que la camisa esté limpia, al igual que la base de la plancha. Es muy común que la base de metal ensucie la camisa, por lo que te sugerimos apoyarla primero sobre otra superficie para ver si mancha.

    Step 1: Verificá que la camisa y la plancha estén limpias
  2. Colocá la camisa sobre la tabla de planchar.

    Las tablas nos permiten acceder cómodamente a zonas de difícil acceso, como los extremos angostos de las mangas y cuellos. Si no tenés una tabla a mano, buscá una superficie plana y firme, que no sea inflamable. Lo importante es tener una superficie de apoyo fuerte para poder planchar a fondo.

    Step 2: Colocá la camisa sobre la tabla de planchar
  3. Calentá la plancha.

    Girá el dial del calor hacia el ajuste más adecuado para la tela de tu camisa y esperá a que caliente. Algunas telas pueden fundirse si son expuestas a temperaturas altas, de modo que si no estás seguro del tipo de tela y su configuración correcta, elegí la temperatura más baja.

  4. Llená el tanque de agua de la plancha.

    Buscá, en la parte superior de la plancha, la abertura del tanque y agregá agua destilada o mineral casi hasta el borde. El agua corriente de la canilla contiene cantidades pequeñas de minerales que con el tiempo se acumulan en la plancha y pueden llegar a obstruirla.

  5. Desabrochá la camisa y arrancá con el cuello y los puños.

    El cuello y los puños es lo primero que debemos planchar. Para planchar el cuello de una camisa, desplazá la plancha desde las puntas del cuello hacia adentro. En el caso de los puños, lo ideal es arrancar el planchado por el interior de la prenda. Como los puños llevan doble revestimiento, vas a tener que aumentar la temperatura de la plancha. Una vez terminada la parte de adentro, pasá a la parte externa de los puños.

    Step 5: Desabrochá la camisa y arrancá por cuello y puños
  6. Pasá a la espalda y los hombros.

    Pasa la plancha de manera firme y lenta por toda la parte de los hombros y la espalda superior de la camisa, primero por un lado y después por el otro, hasta que desaparezcan las arrugas. Para mejores resultados, planchá en los pliegues naturales de la prenda.

  7. Planchá las mangas y el resto de la camisa.

    Para planchar las mangas exitosamente, poné la manga en horizontal y pasá la plancha sin llegar a la parte superior. En el siguiente paso, girá la tela que no estuvo en contacto con la plancha y repetí la operación. Cuando termines con las mangas, pasá al resto de la camisa.

    Step 7: Planchá las mangas y el resto de la camisa
  8. Colgá la prenda.

    Colgá la prenda en una percha para que no se arrugue, en especial si la camisa es de lino. ¡Listo! De ahora en más en tu placard solo habrá camisas planchadas. La seda es un tejido complicado. Si querés saber más acerca del cuidado de la seda y su planchado, te invitamos a leer Cómo lavar la ropa de seda y cómo plancharla.

    Step 8: Colgá la prenda

Top Tip: para evitar la acumulación de cal o sarro, limpiá la plancha al menos una vez por mes. Si no sabés cómo limpiarla, te aconsejamos darle una leída a Cómo limpiar una plancha: guía completa.

Si bien las planchas tradicionales son las más comunes a la hora de planchar, una alternativa inteligente para el planchado de camisas cuando estamos en apuros, es la plancha vertical.

Encuesta

¿Qué tipo de jabón usás para lavar la ropa?

0 Respuestas

Cómo planchar una camisa de hombre rápido

Como bien mencionamos arriba, las planchas verticales son la herramienta perfecta si deseamos planchar una camisa y el tiempo no está de nuestro lado.

Para usar una plancha vertical procurá seguir estos pasos:

  1. Llená el tanque de la plancha con agua. Llenalo hasta el tope con agua destilada o mineral y esperá a que la plancha se caliente.

  2. Desabrochá la camisa y colgala en una percha. Asegurate de estirarla bien para poder planchar todas sus partes.

  3. Comenzá con el cuello y los puños. Planchá el cuello siempre de afuera hacia adentro. En el caso de los puños, arrancá por el interior y después pasá al exterior.

  4. Planchá hombros, espalda, y mangas. Siempre de adentro hacia afuera y sin dejar la plancha mucho tiempo en un solo lugar. Lo más cómodo es plancharla de arriba hacia abajo, aunque la dirección es indistinta.

  5. Planchá el resto de la camisa y dejá ventilar. Antes de guardarla esperá unos minutos para que se enfríe.

Consejos prácticos a la hora de planchar una camisa

Para planchar una camisa, existen una serie de factores que debemos tener en cuenta. Estos son:

  • El tipo de plancha. Las planchas de vapor son un aliado indiscutible para eliminar las arrugas, y el formato más indicado para planchar una camisa en poco tiempo. El vapor humedece, suaviza, y ablanda los tejidos.

  • La base o suela. Te recomendamos las de acero inoxidable o cerámica por sobre las de aluminio, ya que estas últimas suelen estropearse con mayor facilidad.

  • La potencia. Es la que definirá la eficacia del planchado y el consumo eléctrico.

  • El planchado. Planchá tu camisa al revés; de lo contrario, lo más probable es que adquieran una apariencia brillosa y desgastada al quemarse el tejido con el calor del planchado constante.

Cómo planchar cada parte de una camisa

Las camisas varían entre sí, ya sea por el tipo de tela o su diseño. Esto hace que el modo de preparar la plancha sea diferente para cada tipo de camisa; la temperatura, la dosis del vapor de agua, cambian acorde a la prenda.

En esta sección, te compartimos una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de planchar distintas partes de una camisa:

  • Cuello. Es la primera parte que debe plancharse de una camisa. Aclaración: los cuellos de las camisas pueden ser engañosos. Para planchar el cuello de la camisa, desplazá la plancha desde las puntas del cuello hacia dentro. Si se trata de un modelo con botones, desabrochalos para lograr un planchado más prolijo.

  • Hombros. Empezá colocando el hombro de la camisa sobre el extremo de la tabla y planchá en dirección a la manga. Repetí este paso con ambos hombros.

  • Puños. Lo ideal es abrir todos los botones y arrancar el planchado por el interior de la prenda. Como los puños llevan doble revestimiento, vas a tener que aumentar la temperatura de la plancha. Una vez terminada la parte de adentro, pasá a la parte externa de los puños.

  • Mangas. Planchar una camisa de manga larga es todo un trabajo. El desafío de esta zona es que no quede la marca de la plancha en la manga. Para evitarlo, poné la manga en horizontal y pasá la plancha sin llegar a la parte superior. En el siguiente paso, girá la tela que no estuvo en contacto con la plancha y repetí la operación. De esta forma, la marca debería coincidir con la costura y pasar desapercibida.

  • Pecho. Para planchar la zona del pecho, poné la mitad de la camisa sobre la tabla y dejá la otra mitad colgando hacia abajo. Toda esta parte necesita bastante calor, así que es probable que tengas que realizar varias pasadas para que quede bien. Fijate que quede planchada la parte donde se encuentran los ojales. Cuando termines con este lado, pasá al otro -el que lleva los botones- y repetí el procedimiento.

  • Espalda. Situá la prenda boca abajo y extendé la superficie de la tela mientras pasás la plancha. La clave está en no descuidar la zona superior. Al finalizar, poné la camisa planchada en una percha y asegurate de abrochar el primer y tercer botón.

¡Listo! Ahora que sabés cómo planchar correctamente una camisa en poco tiempo, desde Cleanipedia te recomendamos leer Aprendé cómo blanquear toallas eficazmente.

Preguntas frecuentes sobre cómo planchar una camisa y eliminar sus arrugas

¿Qué es lo primero que se plancha en una camisa?

Lo primero que se debe planchar es el cuello. Para ello, desplazá la plancha desde las puntas del cuello hacia dentro. Es importante que sigas esta dirección. Si se trata de un modelo con botones, desabrochalos para lograr un planchado más prolijo y eficaz.

¿Cómo planchar las mangas de una camisa?

Para planchar las mangas de una camisa, comenzá poniendo la manga en horizontal y pasá la plancha sin llegar a la parte superior. En el siguiente paso, girá la tela que no estuvo en contacto con la plancha y repetí la operación. De esta forma, la marca debería coincidir con la costura y pasar desapercibida. El desafío de esta zona es que no quede la marca de la plancha en la manga.

¿Cómo planchar una camisa de botones?

Para planchar una camisa con botones, desabrochá y planchá la parte exterior del cuerpo de la camisa donde se encuentran los botones, evitando que la plancha entre en contacto con los mismos; el calor de la base de la plancha puede quemar los botones de la camisa. Cuando termines, pasá al otro lado y hacé lo mismo.

Publicado originalmente