Desodorantes de ambiente y textiles: cómo refrescar y desodorizar tu hogar

Aunque tengas tu casa ventilada, es normal que los ambientes se llenen de olores. Cleanipedia te cuenta cómo usar un ambientador o aromatizador para tu hogar.

Aunque mantengas tu hogar limpio y ventilado, es normal que la cocina, los baños y las habitaciones de la casa se impregnen de distintos olores: una habitación que ha permanecido cerrada durante toda la noche, una cocina en la que se han freído alimentos o un baño donde  puede concentrarse la humedad son tan sólo algunos ejemplos de lugares en los que suele requerirse un aromatizador. La clave es utilizar un desodorante de ambientes que realmente elimine los olores en lugar de disfrazarlos.

Podés comprar desodorantes de ambiente y textiles en diferentes locales o en el supermercado: hay muchísimas fragancias disponibles, y algunas de ellas son especiales para quitar los malos olores. O si no, también podés crear tu propio desodorante de ambiente en casa, usando ingredientes que probablemente ya tengas.

A continuación, te damos ejemplos sobre cómo crear y utilizar de manera efectiva un aromatizador casero, además de recomendaciones generales para mantener tu hogar siempre fresco. Recordá siempre: antes de aplicar cualquiera de estos métodos, realizá una prueba (especialmente en el caso del aromatizador textil) en un lugar oculto o poco visible. Si decidís combinar este desodorante casero con productos comerciales, leé las instrucciones y  recomendaciones de la etiqueta.

Mezclá una pequeña cantidad de algún limpiador como Cif Antibacterial con agua para crear tu propio desodorante ambiental.

Sugerencias generales para usar un desodorante de ambientes

La recomendación general más importante es mantener tu hogar ventilado. El aire fresco es, sin duda, el mejor desodorante de ambientes, ya que contribuye no sólo a mantener tus habitaciones frescas y ventiladas, sino también a purificar el aire. Aunque sea un día frío, te sugerimos  dejar las ventanas abiertas en algún momento de la mañana para reciclar el aire y contribuir a eliminar los olores que se intensifican cuando una habitación permanece cerrada.

Otra recomendación es añadir un poco de vinagre en una botella de agua con atomizador y rociar un poco en toda la casa. El vinagre es tanto un neutralizador de olores como un limpiador natural efectivo y seguro de usar. De manera alternativa, podés mezclar un poco de cualquier limpiador que suelas usar para la cocina, el baño o las ventanas. Un producto como Cif Antibacterial va a refrescar cualquier ambiente de tu casa. Prestar particular atención cuando se rocía en material textil. Se aconseja, cada vez que utilices un producto comercial, seguir las instrucciones de la etiqueta.

Desodorante líquido: la manera perfecta de refrescar tu hogar

Este desodorante líquido resulta ideal para aquellos ambientes del hogar como el baño o la cocina que, debido a su uso cotidiano, suelen necesitar un desodorante de manera regular. Además, podés verter el contenido en un envase con atomizador y utilizarlo como un desodorante súper práctico. Sin embargo, si tu casa presenta problemas de humedad, por ejemplo, u otro tipo de olores persistentes, es buena idea combinar este método natural con otros productos diseñados especialmente para atacar y eliminar olores impregnados.

Ingredientes:                                                                                                                     

  • Clavos de olor
  • Naranjas, limones o pomelos
  • Olla mediana
  • Botella con atomizador limpia

Instrucciones:

  • Cortá unas rebanadas de frutas cítricas como naranjas, limones o pomelos e introducilas en una olla llena de agua.
  • Añadí una cucharada de clavo de olor.
  • Dejá hervir durante 20 minutos.
  • Esperá a que enfríe.
  • Verté la mezcla en una botella con atomizador limpia.
  • Rociá por toda la casa inmediatamente.
  • Al concluir, vaciá cualquier residuo de la botella y limpiala.

Aromatizador textil: la solución para alfombras, sillones y cortinas

Todo lo que necesitás hacer es esparcir un poco de bicarbonato de sodio en los sillones y otros muebles de tela, así como en las alfombras y cortinas. Dejá que actúe de 15 a 20 minutos y luego pasá la aspiradora.