Mantener el placard organizado puede resultar difícil. ¡Pero no es imposible! Con algunas recomendaciones, aprenderás cómo ordenar la ropa para que ocupe menos espacio y se mantenga en su lugar. Solo se trata de crear algunas reglas y comprometerse con ellas. ¡Empecemos!

La primera tarea será seleccionar la ropa que no usas para donarla. Entre la que elijas quedarte, te sugerimos también pensar en las temporadas y las ocasiones ideales de cada una según tu rutina, de esta forma te resultará más sencillo el organizar ropa en poco espacio y conservar mejor el orden.

Cómo ordenar la ropa para que ocupe menos espacio

  • Planea el guardado según la estación del año: siempre conviene tener a mano las prendas acordes a la estación del año y guardar en cajas o sitios más alejados –debajo de la cama o en la parte alta del armario– la de contra temporada. Siempre guarda la ropa limpia durante los meses que no la uses; para eso te recomendamos Drive Fragancias Mágicas Jabón en Polvo, que remueve la suciedad más profunda y libera una fragancia que dura mucho más tiempo en la ropa.
  • Separa las prendas que deben colgarse de las que pueden acomodarse en estantes o cajones. De esta manera, cada una tendrá el espacio que beneficie su cuidado y evite arrugas.
  • Siguiendo un tip de Marie Kondo, coloca las prendas de forma vertical dentro de los cajones. Así las verás con mayor facilidad, como un menú listo para seleccionar al momento de elegir tu conjunto del día.
  • Destina un cajón especial para la ropa interior. Acomoda los corpiños en paralelo para que la taza de uno se acomode a continuación de la del otro.
  • Recurrí a los accesorios para el interior de tu placard: separadores, contenedores, perchas multiuso y cajas son excelentes aliados para ahorrar lugar.
  • Aprovecha la parte interior de las puertas del placard para colgar accesorios, siempre cuidando que no enganchen las prendas que guardes dentro.
  • Si tenés que organizar ropa con poco espacio, también podes aprovechar otros muebles del cuarto y el lugar que queda debajo de la cama.
  • Cuando termina el invierno, además de las prendas de abrigo tendrás que guardar la ropa de cama más pesada: en esta nota, una guía sobre cómo lavar almohadas y edredones.