Con mucho o poco lugar, hay algunos aspectos clave al momento de pensar cómo organizar el lavadero. No se trata únicamente de ganar espacio, sino de generar una organización que te permita moverte con comodidad, optimizar los tiempos de trabajo y cuidar tu ropa. Entonces, antes de poner manos a la obra te aconsejamos tomarte algunos minutos para pensar qué uso hacés de ese lugar de la casa y qué necesitás para que funcione mejor.

Cómo organizar el lavadero y productos para la ropa

Cuando se trata de pensar en cómo organizar el lavadero, un punto de partida es tratar de aprovechar altura. Si tenés secadora y lavadora, una opción es colocar una encima de la otra en lugar de dejar las dos sobre el suelo. Pero esta disposición vertical de los artefactos no es lo único que se puede hacer mirando hacia arriba.

Si el ambiente es amplio, podés recurrir a muebles para lavadero que sean funcionales, por ejemplo, con una estructura con estantes para tener todos los productos a mano.

Usá accesorios de almacenaje, como cajones o cajas, para los productos de cuidado de la ropa. Resulta práctico organizarlos según su uso o aplicación en el lavado, por ejemplo:

Además, colocá cestos o bolsas de tela para poder diferenciar ropa blanca y de color, fijar prioridades o separar por tipos de tejido, entre otros criterios.

No podemos pensar en cómo organizar el lavadero sin dedicarle atención a los detalles. Asegurate de que el espacio tenga todo lo necesario para la instalación sanitaria (agua y desagote), y enchufes suficientes para todos los electrodomésticos que vas a necesitar en ese lugar. Y una buena iluminación, homogénea, clara y con pocas sombras, para que puedas ver bien los detalles de cada prenda antes de guardarlas.

Otro elemento útil que aparece en los muebles para lavadero es un barral sobre el sector de planchado; eso te permitirá poder colgar las prendas que ya están listas para guardar sin que se arruguen. También destiná un espacio para esas prendas que necesitan algún ajuste o reparación antes de volver al armario. Y alguna cajita para poner todo lo que aparece en los bolsillos de las prendas y que no quede dando vueltas por ahí.

Como organizar el lavadero y productos de limpieza

La misma lógica de ordenar los productos para la ropa, aplica para los enfocados en limpiar y desinfectar la casa. Si no tenés un armario o estantes para lavadero para ordenar tu kit de limpieza, recurrí a cajas y organizadores.

Reuní en un mismo organizador para lavadero todas las herramientas de higiene, como cepillos, esponjas y paños. En cuanto a los productos, clasificalos en contenedores según los tipos y usos que tengan. Un criterio puede ser desinfección por un lado, limpieza por otro. Otra idea: agrupalos por superficie de uso (multiuso, madera, vidrios y pisos, entre ellos).

Lavadero incorporado a otros ambientes

Muchas veces no tenemos un ambiente especial para el lavadero, entonces hay que afinar las soluciones y encontrarle una ubicación que muchas veces es compartida con el baño o la cocina. Si es el caso, te compartimos sugerencias para ordenar los productos de limpieza en el mueble bajo mesada. Hay algunos trucos de decoración que pueden ayudarte:

  • Usá puertas corredizas o un cortinado a modo de separación.
  • Si hacés muebles a medida, incluí un sector con paneles o puertas para integrar el lavarropas y que quede escondido cuando no lo estás usando.
  • Elegí un sistema de cajas y cestos que combinen con la decoración de todo el ambiente.