Jabones, aerosoles y toallitas antibacteriales: ¿cómo funcionan y para qué se usan?

Los productos antibacteriales son excelentes para higienizar tu hogar. En este artículo, te explicamos cómo actúan y cómo usarlos.

Actualizado 13 de junio de 2019

toallitas antibacteriales jabones y sprays

A todos nos pasa que no siempre tenemos muchas ganas de limpiar la casa. Alguna que otra vez tomamos la vía más corta: pasamos la aspiradora sin correr los muebles, doblamos la ropa así nomás o sacamos el polvo de los estantes pasando un trapo sin lustrador. Pero algunas partes de la casa sí necesitan una limpieza profunda y, por ende, es necesario contar con productos antibacteriales en casa.

La cocina y el baño, por ejemplo, pueden esconder incontables bacterias y gérmenes. Si bien la mayoría son inofensivos —y, aunque parezca mentira, algunos hasta son beneficiosos—, otros pueden transmitir enfermedades, en particular los que se encuentran en alimentos crudos y residuos. Casi todos los productos antibacteriales disponibles en el mercado —jabones, sprays o aerosoles y toallitas antibacteriales— eliminan el 99 % de esos gérmenes, lo que los hace mucho más efectivos que el agua con jabón a la hora de desinfectar ambientes.

Las toallitas o productos antibacterianos tales como el Cif Antibacterial spray son una parte obligatoria en la limpieza de la casa. Un aerosol o toallita de cocina puede eliminar el 99 % de los gérmenes y va a dejar tu hogar mucho más limpio. Para obtener los mejores resultados, simplemente leé las instrucciones de las etiquetas y garantizate una higiene inmediata.

¿Cómo actúan un aerosol antibacterial o las toallitas antibacteriales?

Los productos antibacteriales que se venden en los supermercados suelen tener aceites naturales con propiedades antibacteriales y antimicóticas; por eso, son ideales para eliminar (o al menos reducir) las bacterias y los gérmenes nocivos que se encuentran en el hogar.

El jabón antibacterial suele contener hexaclorofeno, un agente desinfectante, y triclocarbán, una sustancia que retarda el crecimiento celular para que las bacterias no se multipliquen tan rápidamente. Las pruebas realizadas demostraron que estos productos pueden reducir significativamente la vida de las bacterias que aparecen en las superficies del hogar. La efectividad máxima de estos productos se observa durante las primeras dos horas de su aplicación.

Además de sus agentes especiales, muchos sprays y toallitas antibacteriales contienen aceites naturales (de lavanda, cítricos, árbol de té o eucalipto, entre otros) que ayudan a reducir la cantidad de bacterias perjudiciales en el hogar.

¿En qué partes de la casa conviene usar productos antibacteriales?

Para mantener tu casa limpia y libre de gérmenes, podés usar productos antibacteriales en cualquier superficie. En caso de adquirir algún producto comercial, leé y seguí siempre las instrucciones del envase. Ante cualquier duda, aplicá primero el producto en una pequeña superficie, a modo de prueba, y no olvides usar guantes.

Pero como sabemos que no siempre hay tiempo para hacer una limpieza profunda, es una buena idea priorizar el uso de productos antibacteriales.

Limpiá la cocina y el baño seguido y a conciencia, ya que son dos áreas de alta concentración de gérmenes. Para los demás ambientes, como las habitaciones o el living, te recomendamos usar un aerosol o spray antibacterial una vez por semana.

¿Por qué es importante enfocarse en la cocina y en el baño?

Hay dos motivos principales por los que la cocina y el baño son dos áreas de alto riesgo en cuanto a gérmenes:

  • En estos ambientes guardamos o usamos productos repletos de bacterias.
  • En la cocina, hay alimentos que contienen gérmenes, como la carne cruda o los huevos. Incluso los quesos blandos, las frutas y las verduras pueden dar lugar a distintos virus. La Escherichia coli y la salmonela son solamente dos ejemplos de bacterias que pueden ingresar a tu organismo a través de alimentos crudos. Entre otros síntomas, pueden causar náuseas, vómitos y diarrea.
  • En el baño, suele haber residuos que contienen muchos gérmenes dañinos ; por eso, es esencial lavarse las manos después de ir al baño y desinfectar con regularidad el tanque del inodoro, las canillas del lavabo, los picaportes y las fichas de luz.
  • En general, tanto en la cocina como en el baño el ambiente es cálido y hay vapor.
  • Estas condiciones son ideales para el desarrollo de gérmenes y bacterias.

Jabones, sprays y toallitas antibacteriales: ¿qué es mejor?

No importa qué tipo de producto antibacterial uses en tu casa: todos los que tengan agentes antibacteriales y antimicóticos, como los que ya mencionamos, son igualmente efectivos. La única excepción es el jabón antibacterial, que es más indicado para las manos y no tanto para las superficies del hogar. Más allá de eso, es cuestión de gustos. A continuación, te explicamos cómo se suelen usar estos productos.

Jabón antibacterial

  • Dejá un jabón antibacterial cerca del lavatorio del baño. No importa si es líquido o en barra: los estudios demuestran que la probabilidad de contagio de gérmenes a través de una barra de jabón contaminada es muy baja.
  • También deberías dejar un jabón antibacterial cerca de la pileta de la cocina. Si estuviste manipulando carne cruda, es mejor lavarte las manos ahí mismo y en el momento para no andar tocando picaportes y otras superficies.
  • Acordate de que también es muy útil tener siempre a mano un frasquito de alcohol en gel, ya que reduce la cantidad de gérmenes sin necesidad de usar agua y jabón.

Toallitas antibacteriales

  • Las toallitas antibacteriales son ideales para limpiar superficies lisas como la mesada de la cocina.
  • También se pueden usar para limpiar la heladera o derrames de alimentos o bebidas.
  • Por lo general, estas toallitas antibacteriales se consiguen en paquetes chicos que podés llevar tranquilamente en la cartera o en el bolsillo. Te van a ser muy útiles cuando salgas.

Spray o aerosol antibacterial

  • El aerosol antibacterial es ideal para limpiar áreas complicadas o de difícil acceso, como los picaportes o el tanque del inodoro. Asegurate de leer las instrucciones en la etiqueta del producto.
  • Los antibacteriales con rociador de la línea Cif también se pueden usar en superficies lisas como la mesada de la cocina, pero hay que aplicarlo con un paño; por eso, muchos prefieren las toallitas antibacteriales.
  • Empleá un rociador o aerosol antibacterial para limpiar picaportes de puertas y la cadena del baño.
  • Las toallitas antibacteriales son ideales para llevar en la cartera, pero también sirven para repasar las superficies de la cocina.
  • Usá un jabón antibacterial de manos después de manipular carne cruda.
  • Publicado originalmente 13 de septiembre de 2018