La mala higiene personal y del hogar es sinónimo de acumulación de microorganismos que pueden causar enfermedades, algunas potencialmente graves como la infección por Escherichia Coli (conocida como E. Coli). En esta nota te contamos cómo prevenirla.

Qué es la Escherichia Coli (E. Coli)

Se trata de un grupo de bacterias que colonizan los intestinos de las personas y de los animales; algunas cepas pueden causar afecciones gastrointestinales, como diarrea y vómitos.

Sin embargo, el mayor riesgo es que en algunos casos muy puntuales –sobre todo en niños y en adultos mayores– puede causar el síndrome urémico hemolítico, una enfermedad capaz de dañar los riñones.

Desinfectar la casa es clave para eliminar virus y bacterias que comprometan la salud.

Prevención

La forma más común de contagiarse es al ingerir alimentos que posean la bacteria E. Coli, como carne mal cocida o leche no pasteurizada (ya que esta bacteria puede alojarse en la ubre de las vacas). En ese sentido, es fundamental cocinar bien los alimentos e ingerir lácteos y bebidas pasteurizadas.

Además, luego de cambiar los pañales o ir al baño es clave lavarse bien las manos. También después de tocar animales. Lo ideal es usar jabones antisépticos y desinfectantes; un ejemplo es Lifebuoy que elimina el 99.9% de las bacterias dañinas en tan sólo 10 segundos.

Desinfección del hogar

Para limitar la propagación de gérmenes en el hogar es necesaria la desinfección. No alcanza con limpiar: hay que eliminar los virus y bacterias que se puedan acumular en diferentes partes de la casa, como la cocina y el baño. Con VIM Lavandina en Gel, que gracias a su textura no salpica y se adhiere por más tiempo, podrás limpiar y desinfectar al mismo tiempo de forma simple toda la vivienda.