Aunque no los veamos, siempre están. Bacterias y gérmenes se esconden en cada rincón de la casa y son el mayor desafío cuando de limpiar se trata. No alcanza con quitar el polvo de la superficie, sino de convertir cada ambiente en un lugar seguro para tu hijo. Las bacterias y gérmenes pueden llegar a tu casa de distintas maneras. Traemos algunas de la calle, en la suela de los zapatos, la ropa, bolsos y otros objetos. Otros vienen con nuestras mascotas. Incluso, a veces llegan a través de los alimentos. Pero, también están los que crecen solos, en los sectores en los que se acumulan restos de comida, residuos o exceso de humedad.

Desde la rutina de lavado de manos hasta la aplicación de productos de limpieza y desinfección son claves para mantener una casa segura. Si no nos ocupamos de limpiar y desinfectar de manera adecuada, corremos el riesgo de esparcirlos, y potenciar el riesgo que implican, especialmente para los más chicos.

¿Qué producto combina la limpieza y desinfección?

Vim Lavandina en Gel está diseñada para matar gérmenes y bacterias de toda tu casa. Podés usar Vim Lavandina en Gel en muchas superficies, como el baño y la mesada de la cocina, e incluso en pisos. La lavandina es desinfectante y antihongos, pero tenés que asegurarte de usarla en las superficies correctas.

Vim Lavandina en Gel rinde tres veces más porque se mantiene en las superficies por más tiempo que la lavandina líquida. Y elimina los gérmenes de forma fácil y rápida gracias a su consistencia, que permite una mejor adhesión a las superficies permitiendo más tiempo de contacto para limpiar y desinfectar mejor.

Desinfectá las superficies

Hay muchas superficies a las que no les prestamos atención a pesar de la cantidad de veces que las tocamos: las teclas de los dispositivos para prender o apagar la luz, el teléfono celular, los controles remotos, el teclado y el mouse de la computadora, grifos de las canillas y los picaportes, y el cesto de basura. No alcanza con limpiar: también hay que incluir productos que sean antisépticos y desinfectantes.

Salud del niño

El recorrido es siempre el mismo: del suelo a los juguetes, de ahí a la boca de los chicos. Para evitar enfermedades en los más chiquitos no alcanza con recurrir a un desinfectante para pisos. Los muñecos de peluche son grandes acumuladores de ácaros y alergenos, por lo que es importante sacudirles el polvo regularmente y lavarlos una vez por semana.

La Sociedad Argentina de Pediatría recomienda primero lavar y después desinfectar. Los juguetes “hogareños” cada 15 días, una vez por semana si son de uso compartido, y a diario cuando el chico se está recuperando de una enfermedad o infección.

Para la limpieza hay que usar agua caliente, jabón blanco y un cepillo de cerdas o un paño humedecido. El proceso desinfectante se puede hacer con lavandina o vinagre diluidos en agua pero nunca hay que mezclar estos dos elementos. Los peluches, juguetes de tela y la ropa de otros muñecos van al lavarropas con agua caliente y el jabón habitual.

Otros tips para lograr una casa segura:

  • Las fundas para colchones ayudan a reducir la exposición a los ácaros del polvo.
  • Cepillá regularmente a las mascotas, y juntá el pelo que se acumula en sillones y almohadones.
  • No te olvides de limpiar las alfombras y las bases de juego.
  • También los cajones o cajas en los que se guardan los juguetes.