¿Cómo quitar el olor a humedad en la ropa?

El olor a humedad es muy desagradable y hay que saber combatirlo. Encontrá acá tips sobre cómo quitar el olor a humedad en las toallas y ropa.

Seguro te pasó más de una vez de sacar tus prendas del lavarropas y notar un olor a humedad o a moho. No sos la única persona, te lo aseguramos. Puede haber muchas razones para que esto suceda, pero lo bueno es que también existen muchas formas de prevenir este problema.

Si alguna vez te preguntaste cómo quitar el olor de humedad en la ropa, o buscaste consejos sobre cómo quitar el olor a humedad de las toallas, éste es tu artículo. Seguí nuestros consejos y aprendé con esta guía de Cleanipedia cómo quitar olores de la ropa. ¡Es fácil!

Para aprender cómo quitar el olor a humedad en la ropa, usá siempre suavizante en el lavado. A nosotros nos gustan los de la línea Comfort, porque ayudan a mantener tu ropa suave y con un aroma fresco.

Cómo quitar el olor a humedad en las toallas y prendas: 5 consejos importante

 

1. Limpiá tu lavarropas

Un lavarropas sucio puede ser la razón del mal olor en tu ropa. La acumulación de suciedad, pelo y pelusa en la máquina no ayudan a que el lavado se efectúe correctamente. El jabón que queda en el interior y no se remueve también perjudica el lavado. Por eso, si querés quitar el olor a humedad de las toallas y de tu ropa, empezá por darle una buena limpieza a tu lavarropas. Simplemente, poné 500 ml de vinagre blanco en el tambor vacío y comenzá un ciclo de lavado a temperatura alta.

2. Secá tu ropa completamente antes de guardar

Los olores en la ropa pueden formarse porque la dejaste mucho tiempo en el lavarropas o porque la guardaste cuando aún estaba húmeda. Para prevenir el olor feo, lavá siempre con jabónes de calidad, como Skip o DriveAdemás, si querés darle un impulso a la fragancia, no olvides usar un suavizante con el aroma que te guste (en la línea Comfort vas a encontrar varios, por ejemplo). Una vez finalizado el ciclo de lavado, quitá los ítems lo más rápido posible y colgalos hasta que se sequen. Es mejor si contás con un espacio exterior en tu casa, así lográs un efecto mucho más fresco.

3. Tendé la ropa adecuadamente

Colgar la ropa puede parecer una actividad sencilla a la que no hay que prestarle mucha atención; sin embargo, si lo hacés correctamente, te va a ayudar a evitar el olor a humedad y te va a facilitar el posterior planchado y la buena conservación de tus prendas por mucho más tiempo. Por ejemplo, nunca la cuelgues si está muy mojada, ya que tarda más en secarse, genera olor a humedad y se termina estirando. Tené cuidado también si usás broches de madera, porque pueden humedecerse y formar moho. Por último, intercalá prendas de telas livianas y pesadas, para favorecer la circulación de aire.

4. Colgá las toallas después de usarlas

¿Salís de la ducha siempre con mucha prisa y dejás las toallas en el piso? ¡Error! No lo hagas, porque lo único que ganás es generar moho. Para aprender cómo quitar el olor a humedad en las toallas, mejor apoyalas sobre algún radiador o colgalas en un toallero que tengas en el baño. Así se van a mantener más limpias y con rico aroma por más tiempo. Por otro lado, el olor se transfiere, así que si tus alfombras o placares están húmedos, tus toallas y ropa se van a ver afectadas también. ¡No olvides prestar atención a estos detalles!

5. Controlá la ventilación de tu casa

La condensación en las ventanas o en los ambientes cálidos de la casa puede provocar olor a humedad y moho. Si no tenés otra opción que secar tus prendas adentro, corrés el riesgo de que ese mal olor se impregne en tu ropa. Para contrarrestarlo, abrí todas las ventanas y puertas para favorecer la circulación del aire y evitar que tu ropa se seque en un ambiente mal ventilado.

Con estos consejos, ya no necesitás preguntarte cómo quitar el olor de la ropa y las toallas. Sin duda, te van a sorprender los resultados. Si querés más información, chequeá otros artículos sobre lavado acá.

  • Mantené tu lavarropas limpio y en buen estado.
  • No dejes dentro de él ropa húmeda por mucho tiempo.
  • En lo posible, secá la ropa al aire libre, o asegurate de que haya buena ventilación dentro de tu casa.