Las cortinas cumplen múltiples funciones. Además de ayudarte a regular la luz del ambiente y cuidar la intimidad de tu casa, también sirven para regular la temperatura. Por supuesto, también son un elemento clave de la decoración de interiores. Pero en la vorágine del día a día, el lavado de cortinas puede resultar un poco engorroso.

Te contamos cómo elegir la cortina perfecta para cada ambiente, y los tips para lavarlas a mano o en el lavarropas.

Tipos de cortinas

Al momento de elegir la cortina más apropiada para tus ventanales también tenés que considerar:

  • la altura del ventanal y las características de la construcción.
  • el color (mejor los claros para ambientes chicos).
  • el estilo alineado con los muebles y la paleta del ambiente.

Tipos de cortinas, el menú es amplio:

  • Las cortinas de tela son clásicas y nunca pasan de moda. Se pueden colocar con distintos sistemas: riel europeo, barral o tensores son los más comunes.
  • Las roller son prácticas y económicas, ideales para ambientes pequeños, con ventanas de acceso difícil o decoración minimalista.
  • Blackout, un básico en las construcciones modernas, con ventanales sin persianas, porque permiten oscurecer por completo un ambiente.
  • Romanas, paneles de tela lisos con varillas horizontales que pliegan la cortina de manera vertical, recomendadas para los ventanales pequeños, con paneles fijos o corredizas
  • Venecianas o americanas, dan privacidad sin obstruir por completo el paso de la luz. Pueden ser de aluminio, PVC, madera o tela, en franjas horizontales o verticales.
  • Paneles orientales, de tela, se deslizan de lado a lado sobre rieles de varios carriles, muy funcionales para los ventanales grandes.

Lavado de cortinas de tela

Con las cortinas de tela hay que tener los mismos cuidados que con cualquier otro género y separarlas por colores para evitar que destiñan. Para lavarlas, siempre hay que sacarle los ganchos o anillas, especialmente cuando son de metal, porque el óxido puede arruinar la tela.

A la hora de lavar las cortinas, elegí los programas para ropa delicada de tu lavarropas, agua templada o fría para evitar que se encojan y evitá el centrifugado, que deja arrugas.

- Si tu lavarropas no tiene capacidad suficiente, podés hacer el lavado de cortinas en la bañera, con agua fría y Skip Delicates Jabón Líquido. Prestá atención al enjuague para que no queden residuos del producto.

- Si tienen manchas antiguas o muy difíciles, podés pretratarla con un producto quitamanchas.

Para el secado, lo mejor es colgarlas de un barral; al tenderlas dobladas van a quedar marcadas y no todas las telas resisten el calor de la plancha. Con el lavado y el correcto secado, las cortinas recuperan su brillo y caída ideal. Cuando notes que se opacan o pierden movimiento, es momento de volver a repetir el proceso de lavado.