cómo limpiar ollas quemadas
Limpieza de la cocina

Cómo limpiar ollas quemadas

¿Se te pasó la comida? ¿Querés saber cómo limpiar ollas quemadas? Acá tenés la solución. Te explicamos cómo limpiar las ollas con los métodos adecuados.

No solamente los cocineros novatos queman ollas: nos pasa a la mayoría de las personas. Todo lo que se necesita es una simple distracción mientras estás cocinando fideos y todo lo que te queda es un menjunje con tu olla preferida quemada. Hay personas que directamente tiran su olla y deciden comprar una nueva, pero ¿por qué tirar la plata? Mucha gente quizá no sepa cómo limpiar una olla de acero inoxidable quemada pero, en realidad, es muy sencillo. En sólo 5 pasos podés tener una olla brillante que promete nunca defraudarte.

Cómo limpiar las ollas quemadas y las cacerolas

Paso 1: Enjuagá con agua caliente

Antes de que siquiera pienses en lidiar con lo quemado, lo primero que tenés que hacer para saber cómo limpiar ollas quemadas es simplemente ponerlas en remojo en agua caliente. La manera más fácil de hacer esto es poner la pava a hervir y luego echar el agua con cuidado hasta que cubra la zona con el problema. Quizá tengas que usar dos pavas de agua si los bordes de la olla son los que están quemados. Ahora bien, remojar en agua caliente no va a hacer ninguna diferencia a las marcas quemadas. Lo que este procedimiento permite es aflojar la comida quemada y ayuda a levantar los trozos de comida del fondo de la olla. Luego vas a poder quitar el agua y sacar cualquier parte floja quemada, lo que va a acelerar el proceso de limpieza y va a hacer todo mucho más fácil. También podés agregar detergente al agua caliente.

Dejá la olla en remojo durante al menos una hora, o toda la noche.

Paso 2: Usá los productos adecuados

Saber cómo limpiar ollas quemadas es mucho más fácil cuando usás un buen producto de limpieza, como Cif Ollas y Sartenes. Simplemente seguí las indicaciones en la etiqueta. Si ya dejaste en remojo la olla, te vas a dar cuenta de que es mucho más fácil quitar las partes quemadas.

Paso 3: Aplicá bicarbonato de sodio a las manchas rebeldes

Mientras el paso 2 es suficiente para quitar la mayor parte de las marcas, quizá te encuentres con que algunas manchas rebeldes aún no salieron. Si querés saber cómo limpiar una olla de acero inoxidable quemada, te contamos un truco muy práctico: bicarbonato de sodio. Creá una pasta con bicarbonato de sodio hasta que esté espeso y granuloso (no tiene que estar líquido ni aguado). Aplicá la pasta a las marcas quemadas y dejá que actúe durante una hora o dos. El bicarbonato de sodio es un excelente limpiador y va a hacer maravillas con esas manchas difíciles de quitar que pensabas que nunca iban a salir.

Paso 4: Fregá y pasá el trapo

Si querés realmente aprender cómo limpiar ollas quemadas, hay una cosa muy importante que recordar: no uses una virulana o elemento parecido. La virulana es enemiga del acero inoxidable de calidad, así que cuando estés fregando con bicarbonato de sodio es mucho mejor usar una esponja suave, especialmente porque el bicarbonato ya es en sí un abrasivo suave. Para otro tipo de ollas, o para esas ollas viejas, sí podés usar la virulana. Fregar es un método más rápido para sacar los últimos restos de manchas, pero pasar una esponja cuida más el material.

Paso 5: Lavá como de costumbre

Ésta es la información en lo que respecta a la limpieza de ollas quemadas, pero quizá también prefieras agregar este último paso, que es lavar como de costumbre. Si a tu olla generalmente la ponés en el lavaplatos, está bien. Todo lo que en verdad necesita es una lavada final para asegurarte de que cualquier remanente sea eliminado.

Tip principal


Poner en remojo tus ollas quemadas te va a ayudar a aflojar las manchas y va a hacer que te sea más fácil quitarlas después. Usando un producto como Cif Ollas y Sartenes, que está especialmente formulado para sacar la grasa y los restos de comida quemada, vas a dejar tus ollas impecables y listas para volver a usar.

Consejos útiles:

  1. Siempre tomá nota de las instrucciones de limpieza del fabricante cuando compres una olla nueva.
  2. Ponete guantes de goma para protegerte las manos al limpiar.
  3. No uses la virulana, ya que puede dañar el metal.