Una buena limpieza y desinfección, junto al correcto lavado de manos son claves para eliminar el riesgo de enfermedades en casa. Con los productos y tareas adecuadas, combatirás los gérmenes que pueden afectar a la familia.

Eliminar gérmenes, virus, hongos y bacterias

La limpieza y desinfección del hogar es clave para vivir en un ambiente con la menor cantidad posible de bacterias y gérmenes patógenos. Claro que no alcanza con un pasar un trapo humedo en agua, ni siquiera con utilizar productos de limpieza como desengrasantes o lustra muebles. El producto más poderoso contra las bacterias es la lavandina.

Es conveniente elegir versiones en gel, como VIM Lavandina en Gel, ya que no salpican -por ende, no manchan- y se adhieren mejor a la superficie, de esa manera se incrementa su acción. Este producto elimina por completo a las bacterias, hongos y virus, y protege de las enfermedades que transmiten estos microrganismos.

Su uso es fundamental para desinfectar en el baño y la cocina. Las canillas de la pileta y la ducha, así como la rejilla de desagote y botón de descarga del inodoro, deben desinfectarse unas tres veces por semana, ya que son lugares que se suelen manipular con las manos sucias y que, en general, están húmedos, por eso generan moho fácilmente. Para hacerlo, pasá un paño Cif Ballerina Baño con VIM Lavandina en Gel.

La lavandina también actúa como desinfectante para pisos: podés hacer una prueba en un área no visible para asegurarte que no genere manchas.

Tené en cuenta que los teléfonos celulares, tablets y laptops contienen más bacterias y gérmenes que el inodoro, por eso, dos veces por semana pasales un trapo seco con un poco de alcohol.