cómo limpiar la cocina a fondo
Limpieza de la cocina

Cómo limpiar la cocina a fondo

Hacer una limpieza profunda de la cocina no es lo mismo que hacer una repasada diaria. Acá te dejamos consejos y trucos para que sea más fácil.

En general, todos tratamos de mantener la cocina lo más limpia posible en el día a día, ya sea pasando el trapo de piso o repasando las hornallas después de cocinar. De todas formas, es inevitable que, con el paso del tiempo y las sucesivas comidas, se acumulen grasa y suciedad que son más difíciles de limpiar. Si bien hacer una limpieza profunda de cocina no es lo más divertido, es importante mantener un buen nivel de higiene. Mientras más seguido limpies tu cocina, menos tiempo y trabajo te va a llevar. Te dejamos unos consejos prácticos para que sepas cómo limpiar la cocina a fondo.

Preparativos para una limpieza profunda de cocina

Asegurate de tener todos los elementos básicos: repasadores y trapos, esponjas, rollos de cocina y un buen par de guantes de goma para protegerte las manos. A continuación, te mostramos una lista con los productos que normalmente se necesitan para una limpieza profunda. Nunca olvides usar guantes y leer las instrucciones en la etiqueta de cada envase. Para mayor precaución, aplicá primero el producto sobre una superficie pequeña y poco visible a modo de prueba.

  • Un limpiador de superficies o un aerosol desinfectante
  • Un limpiador antibacterial para la heladera y las alacenas
  • Un limpiador de horno
  • Un limpiador de pisos
  • Un producto para quitar sarro
  • Un pulidor de metal o madera

Antes de empezar, lavá todo lo que tengas en la pileta de la cocina para despejar el espacio de trabajo ¡y manos a la obra!

Limpieza a fondo de la cocina: alacenas y superficies

Lo primero que tenés que limpiar son las alacenas y las superficies:

  • Vaciá cajones y alacenas antes de empezar la limpieza. Usá un aerosol desinfectante y un paño de microfibra para limpiar adentro.
  • Limpiá el exterior de superficies como alacenas, estantes y del extractor de aire. Seguramente necesites una escalera.
  • Para el frente de las alacenas, lo más efectivo suele ser pasar un trapo mojado con agua tibia y jabón. Si las puertas son de madera, lo mejor es usar un limpiador para madera.
  • Dale brillo a las manijas de alacenas. Si tienen mucha grasa, sacalas y dejalas en remojo antes de limpiarlas. Una vez que estén secas, podés aplicar un pulidor (de madera o de metal) para que brillen como nuevas.
  • Después de guardar todo en su lugar dale el toque final, rociá un poco de limpiador de superficies en la mesada y en los azulejos, y pasá un trapo.

Limpieza profunda de cocina: electrodomésticos

Limpiar el horno y la heladera suele ser lo más trabajoso, pero si lo hacés todo junto, vas a ahorrar tiempo y energía.

  • Si tenés horno eléctrico, desenchufalo. Sacá los estantes y rociá limpiador de horno adentro y en la parte interior de la puerta. Acordate de usar guantes y mantener la cocina bien ventilada.
  • Fregá las hornallas. Rocialas con limpiador y colocalas adentro del horno. Para que el limpiahornos haga efecto, esperá por lo menos media hora.
  • Organizá la heladera y el freezer: desenchufá la heladera y vaciala por completo. Tirá la comida que esté vencida o mufada y guardá los alimentos perecederos, como carnes y pescados, en una heladera portátil. Este tipo de alimentos no deberían estar más de 20 o 30 minutos fuera de la heladera.
  • Remojar los estantes de la heladera: sacá los estantes y ponelos a remojar en agua con jabón en la pileta de la cocina.
  • Limpiá las paredes internas de la heladera con un paño de microfibra y un aerosol antibacterial delicado o especial para heladera.
  • Secá los estantes de la heladera que habías puesto en remojo y colocalos de nuevo en su lugar. Volvé a enchufar la heladera y guardá los alimentos.
  • Dejá en remojo las partes del horno. Ahora continuá limpiando el horno. Dejá las hornallas y los estantes del horno en remojo en la pileta de la cocina.
  • Refregá el horno desde la parte superior y el interior del horno con una esponja. Es posible que para las manchas de comida más rebeldes necesites aplicar el producto una segunda vez.
  • Enjuagá el detergente de la esponja y quitá la suciedad del horno con agua limpia.
  • Refregá, enjuagá y secá las hornallas y los estantes del horno que estaban en la pileta y volvé a colocarlos en su lugar. Dejá abierta la puerta del horno para que se seque bien. Volvé a enchufarlo, ¡y listo!

Para limpiar electrodomésticos más chicos, como el microondas, lo más conveniente es sacar las partes desmontables y lavarlas por separado en la pileta de la cocina. Limpiá el microondas por dentro y por fuera para sacar todas las manchas de grasa. La pava y la tostadora las podés limpiar con un poco de limpiador de superficies y un paño húmedo. También podés usar un removedor de sarro para limpiar la pava por dentro.

Toques finales para una buena limpieza profunda de cocina

  1. Fregá la pileta de la cocina. Debe quedar para lo último. Llenala con agua tibia. Agregá una medida de lavandina o removedor de sarro. No te olvides de leer las instrucciones de los productos que vas a usar. Dejá que haga efecto durante unos minutos, vaciá la pileta y limpiala. No uses ningún tipo de esponja abrasiva que pueda rayar la pileta y encargate de dejarla brillante.
  2. Para terminar, pasá la aspiradora o barré el piso para sacar la tierra. Llená un balde con un limpiador para pisos como alguno de la línea de Cif, diluilo en agua y pasá el trapo. Cuando se seque el piso, ¡terminaste! Tu cocina ahora está reluciente.

 

En la mayoría de los casos, hacer una limpieza a fondo de la cocina de modo mensual o bimestral es suficiente, siempre y cuando se mantenga un buen nivel de limpieza general con repasadas diarias. La limpieza profunda de cocina no debería llevarte más de un par de horas.

Tip principal


Una limpieza a fondo de la cocina es muy simple si se cuenta con los productos adecuados y el conocimiento de las tareas que hay que implementar. Los productos de limpieza de la cocina, como los productos de la línea Cif, están especialmente diseñados para desengrasar y limpiar sin tener que perder tiempo mezclando ingredientes caseros, además de facilitar una limpieza profunda.

Consejos útiles:

  1. Enfrentá la limpieza a fondo de la cocina con un set de elementos y productos variados.
  2. Limpiá el interior de las alacenas y asegurate de ir ordenando a medida que completás una actividad.
  3. Se recomienda dejar la limpieza del piso para lo último para que quede impecable.