Cómo lavar almohadas y edredones

¡Seguí nuestros consejos para saber cómo lavar almohadas y edredones para dormir bien!    

Las almohadas y edredones sucios normalmente son ignorados. Sin embargo, su limpieza es importante para mantener tu higiene. En este artículo te enseñamos cómo lavar almohadas y edredones con los mejores consejos.

Para que tu ropa de cama huela bien todo el año, colocá bolsitas con lavanda en el placard donde guardás tus sábanas. La lavanda es un inductor del sueño y además sirve como un repelente natural antipolillas.

Cómo lavar almohadas

Para dormir bien, ¿qué mejor que una almohada limpia y que huela bien? Normalmente solemos lavar las fundas de las almohadas, pero nos olvidamos que las almohadas en sí también necesitan una limpieza de vez en cuando. ¿No sabés cómo quitar manchas de sudor en almohadas, o cómo quitar las manchas amarillas de las almohadas? Seguí estos consejos para limpiar almohadas amarillas fácilmente:

  • La mayoría de las almohadas pueden lavarse en la lavadora, pero de todos modos leé las etiquetas antes de lavarlas.
  • Si querés lavar dos almohadas juntas en la lavadora, presioná y quitá el exceso de aire al meterlas a lavar.
  • Usá un ciclo de lavado suave y un buen jabón como el Skip líquido. Si tus almohadas tienen manchas oscuras, usá un jabón blanqueador como el Skip Perfect Results.
  • ¿No estás seguro de cómo lavar almohadas en la lavadora, en especial las de plumas? Si en la etiqueta lo indica, podrás lavarlas en un ciclo suave de lavado, a no más de 30 grados de temperatura.
  • Enjuagá las almohadas varias veces para evitar la acumulación de jabón.
  • Para evitar la formación de moho, secá las almohadas en la secadora en un ciclo con baja temperatura y no las guardes inmediatamente. Dejá que se sequen en un ambiente ventilado por unos días para que no queden restos de humedad.

Cómo lavar un edredón de plumas

Ahora que ya sabés cómo lavar almohadas de plumas, es hora de que aprendas cómo lavar un edredón en lavadora. Primero tenés que asegurarte de que tu edredón puede lavarse en la lavadora. Si el edredón tiene que ser lavado en seco, vas a tener que llevarlo a la tintorería. También es importante el tamaño de la lavadora, para ver si entra el edredón. Una vez que te hayas asegurado de estos pasos, seguí nuestros consejos:

  • Revisá el edredón para ver si tiene agujeros, y cosé los agujeros que tenga para evitar que se desplume.
  • Usá un ciclo de lavado suave, a no más de 30 grados de temperatura, y un buen jabón como el Skip líquido. Si tu edredón está manchado, elegí un jabón con poder blanqueador, como el Skip Perfect Results.
  • El edredón puede retener jabón, en especial si es muy mullido. Repetí el ciclo de enjuague para quitar el excedente de jabón.
  • Los edredones lucen más oscuros cuando los sacamos de la lavadora, pero recuperan su tono original al secarse. Usá la secadora para secar el edredón de plumas. No se recomienda secar el edredón al aire libre, ya que tarda mucho y pueden aparecer hongos por la humedad.

¿Cada cuánto se deben lavar las almohadas y ropa de cama?

La mayoría de las personas estamos el 30% de nuestra vida durmiendo; es por eso que es esencial limpiar la ropa de cama regularmente. Hay que lavar las sábanas, almohadas y edredones con frecuencia para crear un ambiente de sueño saludable.

¿Cada cuánto se debe cambiar la ropa de cama?

Se recomienda limpiar las almohadas amarillas, lavar edredón sintetico y limpiar el edredón de plumas una vez por semana para mantenerlos frescos. Si tenés alergias, vas a necesitar lavar tu ropa de cama con más frecuencia. Las fundas de las almohadas pueden lavarse día por medio para proteger la piel. Las almohadas y edredones deben lavarse cada 2 o 3 meses. Recordá leer las etiquetas para elegir el método adecuado de lavado para tus almohadas y edredones.

En lo que respecta a mantener tu ropa de cama limpia y fresca, ¡ahora tenés los mejores consejos y vas a poder disfrutar de una buena noche de sueño!

  • Revisá siempre las etiquetas para asegurarte de que tus almohadas y edredones puedan lavarse en la lavadora.
  • Usá un ciclo de lavado suave y un buen jabón como el Skip Perfect Results.    
  • Programá un ciclo de enjuague extra para quitar el excedente de jabón de tus almohadas y edredones.
  • Secá tus almohadas o edredones en la secadora, en un ciclo con temperatura baja.
  • Lavá tus almohadas y edredones cada dos o tres meses.