Lavandería

Cómo lavar un acolchado de plumas

¡No te olvides de lavar el acolchado! Asegurate de usar ropa de cama limpia y libre de gérmenes con la ayuda de esta guía sobre cómo limpiar un acolchado de plumas.

La mayoría de nosotros cambia (con suerte) el cubre acolchado de forma regular, pero es importante no olvidarnos del acolchado en sí. A pesar de que no necesitan una limpieza tan frecuente (cerca de una vez por año es suficiente) es recomendable lavar el acolchado. Probablemente hayas notado que el acolchado tiene una etiqueta que sugiere que su limpieza se haga en un lavadero o tintorería, pero lo que muchas personas quieren saber es: ¿se puede lavar un acolchado en casa? La respuesta es sí, siempre y cuando leas primero la etiqueta y sigas los consejos. También tenés que disponer de tiempo para hacer la tarea (y tener un lavarropas lo suficientemente grande como para que quepa adentro) Por lo tanto, si cumplís con los requisitos, acá te contamos cómo se lava un acolchado de plumas.

Cómo se lava un acolchado de plumas: antes que nada

Antes de empezar, vas a tener que preparar el acolchado para el lavado. En primer lugar, quitale la funda (podés lavarla fácilmente con tu lavado habitual, por lo tanto, no necesitás preocuparte por ella ahora). A continuación, tenés que tener mucho cuidado si se trata de un acolchado de plumón o de plumas, en lugar de un acolchado de fibra hueca. ¿Podés lavar un acolchado de plumas? Sí, tenés que asegurarte antes de que esté en buenas condiciones y que se puede lavar en lavarropas. Si la etiqueta dice solo limpieza en seco, entonces es mejor llevarlo a una tintorería. De lo contrario, podés lavarlo con cuidado en casa. En primer lugar, fijate que el acolchado no tenga ninguna rotura ni plumas sueltas y, si es necesario, cosé cualquier rotura con aguja e hilo para impedir que se salgan las plumas en el lavarropas. Cuando hayas comprobado que el acolchado está listo, podemos seguir.

Consejos prácticos para lavar acolchados de plumas

¿Podés lavar un acolchado en el lavarropas de tu casa? Esto va a depender del tamaño y del tipo de lavarropas que tengas. Obviamente, los acolchados son bastante grandes, especialmente los tamaños Queen y King y podrían no caber en el lavarropas. Si este es el caso, en el lavadero de tu barrio seguramente cuentan con lavarropas más grandes, en los que el acolchado va a entrar con facilidad. Sin embargo, puede que muchos lavarropas hogareños sean lo suficientemente grandes. Los lavarropas de carga frontal son la mejor opción. Suelen tener un tambor hueco que ofrece más espacio para que el acolchado tenga buena movilidad. Algunos lavarropas de carga superior tienen un agitador en el medio del tambor que quita un poco de espacio, pero puede andar.

Configuraciones y detergente para lavar un acolchado de plumas

Se recomienda un ciclo de lavado suave con el agua a una temperatura tibia (no caliente). Aproximadamente 30 grados celsius es una buena regla general. Respecto del detergente, es mejor optar por un producto suave, a menos que tu acolchado esté muy manchado. Si las manchas son muy oscuras o evidentes, no temas usar alguna opción con gran poder quitamanchas (Skip tiene una amplia variedad). Los detergentes con quitamanchas son relativamente suaves hoy día y no deberían hacer daño al acolchado, ni siquiera a uno de plumas que sea de gran calidad, aunque siempre hay que revisar la etiqueta. Mientras el acolchado esté en el lavarropas, no te vayas muy lejos. Prestale atención al final del ciclo de enjuague. Antes de que comience a girar, detené el lavarropas y repetí el ciclo de enjuague una vez más. Al ser tan grandes, mullidos y absorbentes, los acolchados pueden retener algo de detergente y agua jabonosa; un ciclo extra de enjuague debería ser suficiente para asegurarte de que está completamente limpio.

Cómo secar un acolchado

No te asustes al sacar el acolchado del lavarropas. Si es un acolchado de plumas, estas se oscurecen al mojarse y parecerá que el acolchado está un poco desteñido. No hay nada de qué preocuparse, ya que volverá a la normalidad ni bien esté completamente seco. Para secarlo, es mejor usar un secarropas, aunque encontrar uno grande puede ser difícil y vas a tener que seguir siempre las instrucciones de cuidado. Nuevamente, si en el secarropas de tu casa no entra el acolchado, una alternativa adecuada será llevarlo a algún lavadero cercano. Algunas personas prefieren usar la soga, pero el inconveniente es que los acolchados tardan tanto en secarse que pueden comenzar a formar moho y a tener un olor algo rancio. Cuanto más rápido se sequen, mejor. Un buen equilibrio podría ser secar parcialmente el acolchado en el lavarropas y luego dejarlo secar al aire libre.

Entonces, ¿podés lavar acolchados en casa?

A veces sí, siempre que primero consultes las recomendaciones de cuidado en la etiqueta. Algunos acolchados pueden venir con la leyenda «solo limpiar en seco». En tal caso, no intentes lavarlo en casa y llevalo, en cambio, a una tintorería.

Aunque no sea la tarea más fácil (o la más divertida) del mundo, con estos consejos sobre cómo lavar un acolchado de plumas, dormirás como un bebé con ropa de cama limpia. Y para garantizarte una cama súper limpia, también tenemos algunos consejos sobre cómo limpiar el colchón. Solo acordate de no lavar con demasiada frecuencia el acolchado porque puede empezar a desarmarse. Normalmente, se recomienda lavar los acolchados una vez por año, en general al hacer el cambio entre el acolchado liviano de verano y el más pesado en invierno.

Te recomendamos


Cuando se trata de lavar un acolchado de plumas, la tarea suele ser relegada. Pero lo cierto es que lo recomendable es lavarlo al menos una vez al año. Hacé del proceso algo rápido y fácil usando un detergente formulado para la remoción de manchas, como los de Ala, para combatir manchas desagradables y dejar tu acolchado como nuevo.