Skip to content
cómo limpiar material en ceramica
Limpieza de pisos y superficies

Cómo limpiar la cerámica

¿Sabés cuáles son las técnicas para limpiar cerámicas? Te explicamos paso a paso qué productos usar y cómo hacer para dejar tus pisos y azulejos impecables.

Las superficies de cerámica son bastante comunes en baldosas o azulejos ya sea en baños o cocinas; y por cierto, lucen siempre mucho mejor cuando se las mantiene limpias y brillantes.

¿No tenés conocimientos sobre cómo limpiar cerámica, y tus pisos se ven sucios? ¿Organizaste una reunión y necesitás salir del apuro? Tenés la suerte de contar con Cleanipedia que te da una mano con la limpieza de cerámica para que los pisos de tu casa queden impecables.

Recordá siempre: antes de llevar a cabo cualquiera de estos métodos para limpiar cerámicas, realizá primero una pequeña prueba en un área poco visible y no olvides seguir siempre las instrucciones de la etiqueta y usar guantes.

Consejos para limpiar cerámica: pisos de la cocina o el baño

Existen muchísimos productos para la limpieza de cerámicas que seguramente ya conocés y que resultan muy efectivos tanto para limpiar como para desinfectar. Acá te ofrecemos una guía sencilla para ayudarte, pero recordá siempre leer las instrucciones de la etiqueta.

  • Barré el piso con una escoba o usá una aspiradora. Lo importante es quitar todo el polvillo y la pelusa. No olvides prestar atención a las juntas, donde suele acumularse mucha suciedad. Algunos accesorios de las aspiradoras son especialmente útiles para esto.
  • Tomá un balde y llenalo de agua tibia.
  • Añadí un poco de tu limpiador preferido para cerámica.
  • Pasá un trapo suave humedecido en la solución y fregá toda la superficie. Comenzando por un área menos visible, como un rincón. No utilices ningún elemento abrasivo, como la virulana, ya que pueden rayar la cerámica.
  • Usá un cepillo de dientes en desuso para limpiar las juntas de las baldosas.
  • Pasá otro trapo humedecido en agua limpia.
  • Para darle mayor brillo a los pisos, pasá un paño seco.

Acá tenés otro método usando una solución de limpieza casera:

  • Prepará una solución de medio litro de agua y dos cucharadas de amoníaco.
  • Para empezar, se aconseja probar la solución en una superficie poco visible.
  • Con un trapo limpio, pasá la solución por toda la superficie para quitar la acumulación de grasa o de sarro.
  • Con la ayuda de un cepillo de dientes en desuso, frotá bien las juntas.
  • Pasá otro trapo limpio humedecido en agua limpia.
  • Para darle un efecto con más brillo, secá bien con un paño seco y suave.

Cómo limpiar cerámica con vinagre

  • Llená un balde por la mitad con agua tibia y agregale una taza de vinagre.
  • Luego de haber realizado una prueba en un área poco visible, fregá suavemente con un trapo limpio toda la superficie (no uses ningún elemento abrasivo como la virulana, ya que puede rayar el material).
  • Con la ayuda de un cepillo de dientes viejo, refregá las juntas de las baldosas o los azulejos para limpiar los depósitos de sarro o la suciedad acumulada.
  • Pasá un trapo humedecido con agua limpia.
  • Para lograr mayor brillo, pasá un paño seco.

Cómo limpiar cerámicas en el patio

  • Mezclá en un balde de agua con un poco de detergente. Probá la solución en una superficie reducida antes de su uso.
  • Humedecé un trapo en el balde y pasalo por toda la superficie y especialmente en las esquinas.
  • Dejá secar.

Esperamos que estos consejos para saber cómo limpiar cerámicas te sirvan para dejar tus pisos y azulejos como nuevos. Lo ideal es que no te dejes estar y que puedas incorporar el hábito de la limpieza una vez por semana. Ahora la limpieza de la cerámica ¡ya no es un problema para vos!

Tip principal:


Para darle brillo a tus pisos y azulejos de cerámica pasales un paño suave y seco.

Consejos útiles:

  1. Las juntas y las esquinas pueden ensuciarse bastante.
  2. Los cepillos de dientes pueden resultar muy útiles para limpiar esas áreas de difícil acceso.
  3. Podés preparar una solución de limpieza con vinagre, amoníaco y detergente. Se recomienda realizar una prueba previa al uso en un área poco visible en la cerámica.