Unilever
Información sobre el Coronavirus (Covid-19): Cómo proteger tu hogar y a tu familia.
Anuncio
Cif

Alcohol desinfectante o vinagre: ¿cuál es mejor para la limpieza?

Aprendé todo acerca del alcohol desinfectante y sus variados usos para la limpieza en casa.

Actualizado

El vinagre y el alcohol son dos de los líquidos más comunes en todo hogar - y ambos pueden ser usados para limpiar la casa. Pero seguramente, ya te habrás preguntado: entre el alcohol y el vinagre, ¿cuál es el más adecuado para la limpieza?

Descubrí acá las diferencias entre vinagre y alcohol - como productos de limpieza. Y aprendé cómo usar alcohol para limpiar y desinfectar tu hogar.

Diferencias entre el vinagre (limpiador) y el alcohol (desinfectante)

Para entender la diferencia entre alcohol y vinagre, es importante distinguir los limpiadores de los desinfectantes:

  • Los limpiadores sacan la suciedad, los desechos y algunos gérmenes de una superficie. Pero no matan los gérmenes.

  • Los desinfectantes destruyen los gérmenes al contacto. Estos productos matan o inactivan gérmenes dañinos, incluyendo los virus y las bacterias.

Anuncio

Cif

El vinagre blanco es un limpiador óptimo El vinagre blanco ha sido adoptado por muchos, como el producto de limpieza natural por excelencia (por acá, conocé nuestros tips para limpiar con vinagre). Su composición (5% de ácido acético) puede disolver la suciedad, el sarro, la mugre y otros residuos. Es también eficaz para eliminar malos olores y manchas en la ropa.

Sin embargo, sus usos desinfectantes son limitados: sólo puede reducir o matar algunos tipos de patógenos (como escherichia coli, salmonella y listeria monocytogenes). En general, el vinagre no mata los gérmenes. Por esta razón, es preferible optar por otros productos para desinfectar tu hogar.

El alcohol etílico es el desinfectante ideal Para ser considerado “desinfectante”, un producto de limpieza debe matar el 99.9% de los gérmenes nocivos (bacterias, virus, hongos), en 5-10 minutos. Junto con el agua oxigenada y la lavandina, el alcohol etílico es uno de los ingredientes básicos que encontrás en todo producto desinfectante.

El alcohol etílico tiene numerosos usos: además de ser antiséptico y bactericida, también disuelve grasas, aceites, manchas, pinturas y barnices. A la hora de limpiar, siempre se debe diluir el alcohol con agua (7 partes de alcohol para 3 partes de agua). Como es tan potente, el alcohol etílico puro puede dañar algunos materiales.

¿Sabías que el alcohol isopropílico es más seguro para desinfectar aparatos electrónicos, ya que no destruye el material de los equipos electrónicos?

Recordá que el alcohol no debe ser ingerido o inhalado, y debe mantenerse lejos del fuego o fuentes de calor (no se recomienda para la limpieza de la cocina).

Cómo usar alcohol para limpiar tu casa u oficina

Para un uso ideal, el alcohol debe ser diluido: agua y alcohol son el combo perfecto para un desinfectante casero. Mezclá en una botella rociadora (o spray) 7 partes de alcohol etílico y 3 partes de agua. Para un aroma agradable y una acción desinfectante adicional, podés colocar 5 gotas de aceite esencial de árbol de té o lavanda. ¡Y listo!

Con esta solución, podés limpiar la mayoría de las superficies: vidrio, cuero, acero inoxidable y otros metales, madera barnizada y lacada. Sin embargo, no se debe aplicar alcohol sobre materiales permeables, como el granito o el cuarzo. Los pisos en mármol sellado o en laminado plástico sí pueden ser limpiados con alcohol.

Ahora que ya sabes cómo usar alcohol de limpieza, aprendé en esta nota cómo escoger el paño adecuado.

Pasos a seguir cuando usás alcohol desinfectante

A la hora de limpiar y desinfectar tu hogar y tu espacio de trabajo, es importante siempre seguir estos pasos:

  • Limpiá las áreas sucias con agua caliente y jabón, antes de desinfectarlas. Así eliminarás eficazmente la suciedad y cualquier otro residuo.

  • Ventilá bien la habitación que vas a limpiar, antes de usar cualquier producto desinfectante.

  • Usá guantes desechables para proteger tu piel, durante la limpieza.

  • Verificá las instrucciones del producto desinfectante (la aplicación del producto, la cantidad a ser usada y el tiempo de contacto).

  • Recordá desinfectar regularmente las superficies más expuestas, que se tocan con frecuencia, como los interruptores, las mesas, las manijas de puertas, así como los dispositivos electrónicos y controles remotos.

Conocé los 7 objetos que debés limpiar y desinfectar periódicamente.

Usos del alcohol etílico en el hogar

Desde pulir hasta desinfectar, el alcohol tiene un sinnúmero de aplicaciones en la limpieza del hogar. Equipado de un poco de alcohol y un paño, podés realizar fácilmente estas tareas:

  • Limpiá las ventanas y las persianas (de vidrio). Colocá un paño humedecido con alcohol sobre una espátula, y limpiá entre las lamas de las persianas. Para las ventanas: usá un spray para aplicar alcohol diluido en agua sobre la superficie, y un paño seco para frotar la ventana.

  • Desinfectá el mouse y el teclado de la computadora. Como el alcohol se evapora rápidamente, podés usar un paño limpio o un hisopo, mojado en alcohol, para limpiar cuidadosamente tus instrumentos informáticos.

  • Desinfectá el celular. El maquillaje, los aceites de tu piel, los restos de comida... muchas cosas pueden ensuciar tu teléfono. Usá un paño o una gasa suave humedecida en alcohol, para limpiar y desinfectar el smartphone.

  • Limpiá el acero inoxidable. El alcohol elimina las manchas de agua y desinfecta la superficie del acero. Usá un paño de microfibra humedecido en alcohol, para limpiar el acero inoxidable.

  • Dale brillo a la pileta y al cromo. Frotá las superficies con un paño humedecido con alcohol: quedarán limpias y brillantes, en cuestión de segundos. No es necesario enjuagar con agua, ya que el alcohol se evapora sin dejar marcas.

  • Reviví tus esponjas. Dejá que las esponjas de cocina se remojen en alcohol, para desinfectarlas fácilmente. Este tip sencillo le dará nueva vida a tus esponjas.

  • Eliminá las manchas de tinta y de marcadores permanentes. Para borrar esas manchas molestas, podés colocar el área de la tela afectada en alcohol, durante varios minutos. Terminá lavando la prenda, con agua y jabón, según las indicaciones habituales de lavado.

  • Sacá los ácaros de tu cama. Rocía alcohol sobre tu colchón, sábanas y almohadas, y colocalos al sol, durante un par de horas. La ropa de cama puede ser lavada a altas temperaturas.

  • Eliminá los malos olores de tus zapatos. Rociá un poco de alcohol dentro de tus zapatos, y colocalos al sol para que se sequen por completo. El alcohol acaba con las bacterias que producen esas fragancias fétidas.

  • Repelé la mosca de los frutos. Al rociarlas con alcohol, las moscas de los frutos se mueren enseguida. Claro está, es mejor no rociar las frutas con alcohol, o se pueden echar a perder.

  • Remové los stickers. Frotá el adhesivo con un paño humedecido con alcohol, hasta que se despegue el sticker. Limpiá el área con otro paño húmedo (sólo con agua).

  • Limpiá tus pinceles de maquillaje. Colocá los pinceles en un recipiente con un poco de alcohol y revolvelos durante unos segundos. Enjuagá las cerdas con agua tibia y secalas con una toalla.

  • Pon tus joyas a brillar. Con el tiempo, la bisutería pierde su brillo. Poné tus anillos, pulseras y demás joyas en remojo, en un recipiente con alcohol, por unos minutos. Terminá frotándolos con un paño seco, para devolverles su aspecto brillante.

  • Disolvé la escarcha del parabrisas. En días fríos, podés preparar una solución de descongelación rápida, mezclando una parte de agua y dos partes de alcohol isopropílico (70%) en una botella con difusor. Rociá este líquido sobre el parabrisas: la escarcha se quitará sin esfuerzo.

Ya sabés cómo desinfectar usando alcohol, pero ¿conocés los focos infecciosos más comunes de nuestros hogares?

En esta guía, te contamos cómo podés proteger tu casa y tu familia contra los gérmenes y virus.

Publicado originalmente