Los pisos de cerámica se caracterizan por su fácil limpieza y su resistencia. Sin embargo, con el paso del tiempo, pierden el brillo y empiezan a acumular suciedad en las juntas. Más allá de lo estético, es importante su mantenimiento, tanto para la salud de quienes viven en la casa como para la vida útil del material.

Cómo limpiar los pisos

  • Primer paso: limpiar en seco para quitar el polvo acumulado en la superficie de cerámica. Pasá un escobillón o, más exhaustiva aún, la aspiradora.
  • Segundo paso: en un balde, prepara Cif Pisos 4 en 1 Lilas & Eucalipto con agua siguiendo las proporciones indicadas en el envase. Este producto otorga una máxima limpieza, una fragancia duradera y un brillo reluciente.
  • Tercer paso: con un paño Cif Ballerina Multiuso y un secador, pasá el producto por toda la superficie de cerámica. Comenzá por un área poco visible, como un rincón. Para las juntas de las cerámicas, frotá con un cepillo de dientes en desuso para limpiarlas.
  • Finalizá con un repaso con un trapo seco: ese es el máximo secreto para darle más brillo a la cerámica.

Recordá no utilizar elementos abrasivos, como las esponjas de acero, que pueden rayar la cerámica. También podés optar por productos naturales, como el vinagre blanco, en esta nota te contamos cómo utilizarlo.

Cómo limpiar los pisos de cerámica porosos

Si se trata de una cerámica porosa, quitar las manchas va a ser más difícil, ya que la rugosidad del material hace que la suciedad penetre en profundidad.

Una pregunta clásica es cómo quitar manchas de aceite en suelo poroso, ya que en el piso de la cocina suelen derramarse productos grasosos. Si eso pasa, es muy importante actuar de forma rápida para impedir que las manchas se sequen.

Apenas veas la mancha, absorbé el excedente de aceite con un paño de papel y, a continuación, aplicá CIF Gatillo Antigrasa, especialmente diseñado para eliminar manchas de grasa.