La basura es un foco infeccioso, ya que allí se acumulan bacterias provocadas por la descomposición de alimentos. Por eso no alcanza con cambiar la bolsa, hay que tener en cuenta el cesto: es necesario seguir algunas pautas de limpieza y desinfección.

Desinfección del tacho de basura

Cambiar la bolsa de basura de forma diaria, o incluso más de una vez por día, no es suficiente para mantener el cesto limpio y libre de bacterias. Es que los desperdicios, sobre todo cuando están húmedos, se transfieren a la superficie del tacho de basura y se convierten en un foco infeccioso.

Lo ideal es pasar un paño limpio, como Cif Ballerina Multiuso Antibacterial, con un producto desinfectante que contenga lavandina; te recomendamos elegir Cif Gel Con Lavandina.

Claro que hay muchos tipos de desinfectantes, incluso la lavandina sola funciona. En ese caso, elegí una en gel, como VIM Lavandina en Gel, que gracias a su textura, rinde más y podes limpiar más superficies, matando mayor cantidad de gérmenes que las comunes lavandinas líquidas.

Luego deberás pasar otro trapo húmedo para terminar la limpieza y asegurarte de que se seque bien (podés utilizar un paño seco para acelerar el proceso) antes de colocar una nueva bolsa.

Desinfección y manos protegidas

Para mantener a raya cualquier tipo de infección bacteriana, es importante que el tacho de basura esté cerrado con tapa. Y que luego de manipularlo te laves bien las manos con agua y jabón, mejor todavía si es con uno antibacterial como Lifebuoy.

Y, por supuesto, además del cesto de basura es necesario mantener limpio y desinfectado el resto de la cocina; en esta nota podés conocer detalles sobre la desinfección del hogar.