Si recién te mudaste o estás estrenando un lavarropas nuevo, es importante que aprendas a usarlo de la manera correcta. Una vez que entiendas su funcionamiento, vos y él serán inseparables.

Claro que cada marca y modelo tiene sus particularidades que encontrarás en el manual de instrucciones. Sin embargo, hay generalidades que te pueden ayudar a elegir el mejor lavarropas para vos y tips para lavar como experto.

Lavarropas automático vs. lavarropas semiautomático

Los lavarropas automáticos funcionan “solos”. Una vez que el usuario selecciona el programa de lavado, el equipo hace el resto: lava, enjuaga, centrifuga, etc. Los más modernos cuentan con ciclos de lavado corto, que duran entre 15 y 40 minutos, y también específicos para prendas delicadas.

El lavarropas semiautomático, por su parte, necesita que cada etapa del lavado sea activada de manera manual, lo que obliga al usuario a estar pendiente de cada paso a seguir (presionar un botón para lavar, luego para enjuagar, etc.). Además, no trae programas ya configurados; su ventaja está en el precio, ya que es mucho más económico.

Los lavarropas industriales son un capítulo aparte, ya que, como indica su nombre, están pensados para industrias o grandes comercios, por eso pueden lavar alrededor de 10 kilos de ropa en un solo lavado.

Lavarropas carga superior vs. carga frontal

La principal diferencia entre la carga frontal y la superior está en el tamaño del equipo: los de carga frontal suelen ser más grandes, sobre todo en lo que al ancho se refiere. Además, ocupan más espacio porque hay que considerar que la puerta abre hacia un costado.

Los de carga superior, en cambio, son los favoritos de quienes tienen poco lugar y de las personas mayores, ya que evitan agacharse cada vez que tienen que poner o sacar prendas del lavarropas.

Cómo usar el lavarropas para lavar ropa

Antes de empezar, leé bien las instrucciones de las etiquetas que trae cada prenda, ya que no todas son aptas para lavarropas. Luego, separá las prendas por colores; hacé un lavado para ropa blanca y clara, y otro para las de color. Si alguna prenda está manchada, utilizá antes algún prelavado, como Ala Quitamanchas Gatillo, que se aplica directo sobre la mancha y se deja actuar durante 5 minutos antes del lavado.

  • Tratá de que la carga sea óptima; ni poca, para aprovechar recursos, ni excesiva, dado que si está demasiado cargado la ropa no se lavará bien. Algunos equipos permiten elegir la cantidad de carga: pequeña, mediana o pesada. Si es el caso del tuyo, aprovechá y seleccioná la opción correcta, ya que esta función ajusta el nivel de agua necesaria según la cantidad de ropa.
  • Colocá en el compartimento adecuado un jabón, como Ala Jabón Líquido, que remueve las manchas, cuida la ropa y deja una fragancia increíble.
  • Con el lavarropas ya cargado, si es automático, elegí el programa que consideres más apropiado. En cuanto a la temperatura, los lavarropas más modernos ya la traen predeterminada en el programa de lavado, sino deberás colocarla en forma manual; para no correr riesgos, preferí más fría.

Si el lavarropas tomó mal olor o llegó el momento de una limpieza a fondo, te enseñamos cómo hacerlo en 3 simples pasos.