cómo limpiar el acero inoxidable de la cocina
Limpieza de la cocina

Cómo limpiar el acero inoxidable de la cocina

El acero inoxidable es un material muy común en el hogar, especialmente en la cocina. ¡Te traemos los mejores métodos y productos para limpiarlo!

Ya sea una sartén o la bacha de la cocina, todos tenemos algo de acero inoxidable en casa. El atractivo en la combinación de la practicidad y el brillo de este material hacen que sea perfecto para el uso cotidiano. Pero, a pesar de todo, este metal también puede perder el brillo y mancharse si no recibe el cuidado apropiado. A continuación, vas a encontrar algunos consejos útiles sobre cómo limpiar acero inoxidable para que esté siempre como nuevo.

Limpieza de acero inoxidable: ¿por qué es importante?

El acero inoxidable es un material muy usado en la cocina por su resistencia al calor, a la corrosión y a las manchas. Por lo general, el cromo del acero inoxidable reacciona al oxígeno del aire y forma una capa protectora que previene la aparición de óxido y reduce el riesgo de marcas permanentes. Si la superficie está cubierta de grasa o suciedad, esa reacción química no se produce, y el acero es más vulnerable a la corrosión y al desgaste.

Por eso, es importante tener una rutina para limpiar todo lo que sea de acero inoxidable: bachas, heladeras y superficies de preparación de alimentos en la cocina. Si el metal está limpio, se ve bien y funciona bien.

Cómo limpiar acero inoxidable 

A la hora de limpiar acero inoxidable, evitá usar productos que contengan lavandina, ya que podrían causar daños irreparables. Productos como Cif Crema están diseñados exclusivamente para restaurar el brillo de todo acero inoxidable. Para logar una terminación impecable del acero inoxidable, frotá o cepillá siguiendo la dirección de las vetas. Acordate de proteger tu ropa y de mantener bien ventilado el ambiente en el que estás limpiando. Usá guantes como protección y seguí las instrucciones del envase. A modo de prueba, te sugerimos que primero pruebes el producto en una pequeña parte de la superficie.

Tips para limpiar acero inoxidable: marcas leves y mantenimiento diario

  1. Lavá el acero inoxidable con agua caliente y un trapo o una esponja.
  2. Si hace falta, agregá un poco de detergente.
  3. Estos consejos se aplican a toda superficie o elementos fabricados con acero inoxidable. No olvides hacer una prueba en un área poco visible primero.

Cómo limpiar el acero inoxidable: marcas y manchas

Si el problema son las marcas que dejan las huellas dactilares o el agua, rociá la superficie con un poco de limpiavidrios: nosotros recomendamos Cif Vidrios y Superficies Delicadas. Lo mejor es que limpies con un trapo de microfibra. Una vez que termines, enjuagá bien y sacale brillo a la superficie con un trapo seco o una toalla.

Para sacar las manchas de líquidos o alimentos que ya estén secas, aplicá un limpiador en crema o un limpiador antigrasa sobre la superficie con una esponja. Para obtener los mejores resultados, te sugerimos Cif Crema o Cif Antigrasa. Tené a mano un cepillo de dientes en desuso para los lugares de difícil acceso como, por ejemplo, alrededor de canillas u hornallas.

Para eliminar las manchas más rebeldes, usá bicarbonato de sodio. Mezclá una cucharada sopera y una ínfima cantidad de agua suficiente para formar una pasta espesa. Aplicá una capa de pasta sobre la zona manchada y dejá que actúe durante media hora. Luego, pasá un trapo húmedo sobre la superficie, enjuagala y dejala secar.

Recordá siempre hacer una prueba inicial del producto en algún área poco visible antes de su uso.

Limpieza de acero inoxidable: pulido y protección

Si ves que el acero inoxidable se está rayando u opacando, podés pulirlo para mejorar su apariencia y devolver la protección que ofrece la superficie de este material. Éstas son algunas opciones:

  • Comprá cera especializada para acero inoxidable y seguí las instrucciones del producto.
  • Pensá en alternativas naturales o productos ecológicos: después de la limpieza del acero inoxidable, mojá un trapo con vinagre o jugo de limón y pasalo por la superficie. También podés aplicar una solución concentrada con un rociador.
  • Usá aceite para bebés o de oliva: aplicá una pequeña cantidad sobre un trapo seco y repasá toda la superficie siguiendo siempre la dirección de las vetas. Dejá actuar el aceite unos minutos y después sacalo con papel de cocina.

Si lo mantenés en buen estado, limpiar acero inoxidable es más fácil, y todos tus accesorios y electrodomésticos van a seguir brillando como nuevos. Si querés prevenir las manchas:

  • Limpiá las manchas enseguida para evitar marcas permanentes.
  • Enjuagá bien con agua después de aplicar cualquier producto.
  • Mantené el metal lo más seco posible para evitar las marcas que dejan los minerales del agua.

Limpiar acero inoxidable no tiene que ser una tarea tan tediosa. ¡Seguí estos consejos, y tu acero inoxidable va a quedar reluciente!

Cleanipedia recomienda:


Si aún no decidiste qué producto usar, te proponemos adquirir un limpiador exclusivo para uso en acero inoxidable, como alguno de los productos de la línea Cif para dejar tus ollas, sartenes y artefactos con un brillo único. Para mejores resultados, seguí las instrucciones de uso en la etiqueta del producto y protegé tus manos con guantes de goma.

Consejos útiles:

  1. Una limpieza de acero inoxidable llevada a cabo diariamente va a lograr que todos tus elementos de este material recuperen el brillo en su máximo esplendor.
  2. Limpiá el acero inoxidable con movimientos circulares y con cuidado para no dañarlo. Te recomendamos probar el método de limpieza en una superficie reducida primero.
  3. Nunca dejes de pulir los elementos de acero inoxidable, incluso los cubiertos.