Limpieza del horno: consejos útiles generales

¿Vas a limpiar el horno? ¿No sabés cuál es el método o cómo aplicar el limpiahornos? No te preocupes, tenemos consejos para darte. Leé más para conocerlos.

Para mantener la limpieza y la higiene en la cocina, hay que limpiar en todos los rincones. Y eso incluye el horno. Las comidas al horno son riquísimas, pero limpiar un horno puede ser tedioso. Con el tiempo, el horno se ensucia mucho y, a veces, nos da pereza limpiarlo. Sí, limpiar un horno es una tarea un tanto engorrosa, pero las técnicas precisas pueden aliviar tu tarea. En este artículo, te damos varios consejos prácticos.

Un producto indispensable en la cocina es el Cif Crema, ya que está especialmente formulado para facilitar la limpieza de grasa acumulada y restos de alimentos quemados de tu horno en menos tiempo y sin necesidad de rayar superficies.

¿Qué limpiahornos conviene usar?

Las partes desmontables del horno, como los estantes, se pueden lavar con detergente y agua tibia. Sin embargo, para limpiar el interior del horno, vas a necesitar un limpiador más potente.

  • Los productos específicos para la limpieza del horno están disponibles en la mayoría de los locales y contienen ingredientes diseñados especialmente para eliminar la grasa, los aceites y los residuos de alimentos aflojando sustancias y manchas y haciendo la tarea más simple para la limpieza.
  • Cuando tengas que elegir productos de limpieza de horno, te recomendamos que sean líquidos y vengan en envase con atomizador para una mejor aplicación y uso.
  • Las soluciones espesas o espumosas, como la línea de Cif en crema, son también una excelente idea, ya que pueden usarse en las paredes del horno para desprender la suciedad sin que se acumule mucho líquido en la base del horno.
  • También podés recurrir a productos naturales para limpiar un horno: aquellos que contengan aceite cítrico para deshacer la materia grasa son los más efectivos.

Limpiadores de horno caseros con productos naturales 

Si preferís usar un limpiahornos casero, podés preparar uno con productos que seguramente tenés en casa.

  1. Mezclá vinagre blanco destilado con bicarbonato de sodio (por cada parte de vinagre se agregan dos de bicarbonato).
  2. Agregá a la mezcla anterior una gota de detergente y suficiente agua para que se forme una pasta espesa.
  3. Aplicá la pasta en el interior del horno de la misma manera en que aplicarías un limpiahornos.
  4. Al principio, el olor del vinagre puede ser fuerte, pero va a desaparecer gradualmente. Si te molesta, agregá a la mezcla unas gotas de algún aceite esencial que tenga un aroma intenso, puede ser de cítricos o de lavanda.
Antes de comenzar la limpieza del horno:

¿Qué elementos se necesitan para la limpieza de horno? 

Antes de empezar a usar limpiadores de horno, asegurate de contar con todo lo indispensable. Con los elementos de limpieza adecuados, la tarea va a ser más segura y sencilla. Vas a necesitar:

  • Guantes de goma. Si vas a usar productos limpiahornos que contengan químicos, tenés que proteger tu piel. Incluso si pensás usar un limpiador casero, los guantes son indispensables para no llenarte las manos de grasa y suciedad acumuladas en el horno.
  • Cuchara o cuchillo sin filo. Una de las mejores estrategias es sacar los restos de comida adheridos al horno antes de empezar. Así, el limpiador actúa directamente sobre la suciedad y las manchas más rebeldes, y la limpieza es más fácil.
  • Rollos de cocina. Cubrí el piso de la cocina con servilletas de papel, papeles de diarios o trapos viejos antes de aplicar el limpiahornos. Limpiar un horno puede ser un poco caótico: una vez que los productos empiezan a hacer efecto, generalmente se hacen más líquidos, se chorrean por las paredes del horno y caen al piso.
  • Pincel o cepillo de dientes en desuso. Si vas a usar una pasta casera, lo mejor es aplicarla con un pincel ancho o con un cepillo de dientes. Aunque uses un limpiador de horno en spray, el pincel o el cepillo te ayuda a distribuir el producto en áreas de difícil acceso, aunque siempre debés mantenerlos lejos del ventilador y de los elementos que generan calor.
  • Cepillo de cerdas suaves. Las esponjas de cocina y los cepillos de fregar (uno con cerdas medianas) son buenos para sacar la suciedad sin causar daños al horno.
  • Paño de microfibra. Para sacar residuos de comida del horno, usá un trapo del que no se desprendan fibras, porque podrían quedar en el horno y quemarse al prenderlo. Lo mejor es un paño de microfibra fácil de lavar.
NA

Cómo limpiar el horno: métodos y técnicas

Seguí estos pasos para alivianar la tarea en la limpieza del horno:

  1. Sacá los estantes. Si tu horno tiene estantes desmontables, quitalos antes de empezar. Ponelos en remojo en una pileta con agua tibia y detergente, enjuagalos y secalos.
  2. Sacá los residuos de comida. Para que los productos de limpieza sean más efectivos, te conviene remover primero los residuos de comida.
  3. Aplicá el limpiador de hornos en el interior, paredes, piso y puerta. Usá un pincel o un cepillo para distribuir el producto de modo uniforme. Tratá de evitar que el limpiador se filtre en los elementos que generan calor o en las juntas de la puerta. Si usás un limpiahornos comercial, seguí siempre las instrucciones del envase y las recomendaciones del fabricante, y aplicalo primero en una pequeña parte a modo de prueba.
  4. Dejá que el producto haga efecto. Cerrá la puerta del horno y dejalo actuar durante media hora. Los principios activos de los aceites y químicos presentes en la solución son muy efectivos para remover las manchas más rebeldes.
  5. Refregá el horno. Usá un cepillo de cerdas de mediana intensidad y refregá toda la superficie, excepto los elementos que generan energía y el ventilador.
  6. Retirá los restos de producto. Finalmente es hora de retirar todo vestigio del producto utilizado en el horno con un paño lavable. Asegurate de enjuagar el trapo reiteradas veces para no contaminar con suciedad por donde ya se pasó el trapo limpio.

Limpieza del horno: mantenimiento diario

Si querés que la limpieza del horno sea más simple, te proponemos algunos hábitos de mantenimiento diario para evitar que se acumule tanta grasa y suciedad. En lo posible, se recomienda limpiar las salpicaduras o vestigios de comida inmediatamente después de que se haya enfriado el horno para no quemarte y para que las manchas sigan frescas. Cuando las manchas se calientan una y otra vez, se adhieren cada vez más a la superficie y son más difíciles de quitar. Sacá los estantes y limpialos seguido, idealmente una vez por semana.

Salud y seguridad: consejos para limpiar un horno 

Cuando uses cualquier limpiador de hornos, ya sea uno que contenga sustancias químicas o uno casero o con ingredientes naturales, tenés que tomar ciertas precauciones durante la limpieza:

  • Abrí las ventanas. Si vas a usar un limpiador con químicos, es fundamental ventilar bien el ambiente. Abrí las ventanas y asegurate de que los chicos no estén cerca mientras estés limpiando.
  • Usá elementos protectores. No te olvides de usar guantes de goma, descartables o reutilizables, cuando limpies el horno. También podés usar algún tipo de antiparras de protección.
  • Desconectá el horno. Es conveniente que cierres la llave de paso del gas o desenchufes el cable del horno. Puede ser muy peligroso limpiar un horno cuando está conectado.
  • Nunca toques los elementos que generan calor. Nunca pongas limpiahornos directamente sobre los elementos de calor ni sobre el ventilador (en caso de que tu horno tenga uno). Esto puede dañar el horno y hacer que no funcione correctamente.
  • Ventilá del horno. Una vez que hayas terminado la limpieza del horno, dejá la puerta abierta y no lo uses por un tiempo, como mínimo un par de horas, para asegurarte de que no queden vapores y gases de los productos de limpieza.

La grasa y los restos de comida quemada no son sólo desagradables, sino que, además, pueden ser elementos de riesgo, por lo que una limpieza de hornos de cocina frecuente resulta fundamental. Usá los métodos descriptos anteriormente y cuando te quieras dar cuenta tu horno va a estar limpio y brillante.