Unilever
Información sobre el Coronavirus (Covid-19): Cómo proteger tu hogar y a tu familia.

Cómo desinfectar con lavandina

¿Buscás limpiar y eliminar los gérmenes de tu hogar? Aprendé la dilución de lavandina para desinfectar cada lugar de tu casa de manera fácil y segura

Actualizado

Cómo desinfectar con lavandina

La lavandina es un producto muy útil para limpiar y desinfectar el hogar. Además, es un elemento sumamente versátil que se puede aprovechar en toda la casa. Sin embargo, es importante saber cómo utilizarla y cuáles son sus usos para limpiar diferentes superficies en casa.

Cuando hablamos de cómo limpiar la casa con lavandina, es importante tener en cuenta las proporciones del producto que hay que utilizar, ya que es muy potente y, si no se usa de la forma adecuada, puede provocar reacciones adversas en el cuerpo o dañar las superficies.

En este artículo te explicamos la mejor dilución de lavandina para desinfectar cada zona de tu hogar y todos sus modos de uso para que puedas dejar toda tu casa impecable y libre de gérmenes.

Cómo desinfectar con lavandina: recomendaciones generales

Como dijimos antes, la lavandina tiene una amplia variedad de usos para la limpieza y desinfección del hogar. Sin embargo, antes de explicarte la dosis de lavandina para desinfectar cada zona de tu casa y cómo hacer un desinfectante casero utilizando un producto como Vim Lavandina en Gel, prestá atención a estos consejos que te servirán siempre para limpiar con este producto.

  • Por precaución, se recomienda probar el producto en una superficie pequeña o poco visible antes de su uso.

  • Antes de utilizar un producto potente como la lavandina y sus derivados, leé con atención las instrucciones del fabricante.

  • Usá siempre guantes de goma cuando manipules lavandina.

  • No la mezcles con otros productos como el amoníaco, ya que la combinación es perjudicial para la salud. Podés mirar en este artículo todas las mezclas peligrosas que hay que evitar a la hora de limpiar.

Creá tu propio desinfectante casero Una manera muy sencilla de crear tu propio desinfectante y que sirve para usar en toda tu casa consiste en diluir lavandina en agua en las dosis adecuadas.

La proporción de lavandina en agua para desinfectar difiere según el tipo de lavandina que estés usando. En el caso de Vim Lavandina en Gel, una de las soluciones que podés utilizar es una mezcla de ½ taza de lavandina (100 ml.) con 5 litros de agua. De cualquier forma, siempre controlá las instrucciones del fabricante en la etiqueta del producto.

Una vez que hayas mezclado la lavandina con agua, colocá la preparación en una botella vacía y tapala con un atomizador. Esta mezcla es una buena concentración de lavandina para desinfección. Para utilizarla, rociá una toalla de papel o un trapo y pasalo directamente sobre las superficies, los manteles de plástico, los muebles del jardín o los lugares que creas necesario desinfectar.

● Usá los productos diseñados para cada fin, dado que su formulación está diseñada especialmente para funcionar sobre cada superficie.

Cómo hacer una desinfección profunda: dilución lavandina para desinfectar

Además del desinfectante casero que acabamos de enseñarte a hacer y que podés usar en general, a continuación, vamos a explicarte cuál es la proporción de lavandina para desinfectar cada área de tu hogar. También podés encontrar otras recomendaciones sobre dilución lavandina para desinfectar en este artículo.

  1. Eliminar moho y hongos de los azulejos del baño

    La forma más efectiva para eliminar las manchas negras causadas por los hongos y el moho es utilizar un producto especialmente creado para ese fin, como Cif Gatillo Limpiador Antihongos. Tan solo aplicalo sobre la superficie afectada y luego secá con un paño suave.

    Finalmente, para una desinfección a fondo, podés utilizar lavandina pura. Aplicá Vim Lavandina en Gel en una esponja o trapo sobre la parte a tratar. Dejá reposar durante 15 minutos, luego frotá con un cepillo de cerdas duras y enjuagá. También podés hacer esto para blanquear los azulejos percudidos.

  2. Desinfectar y desodorizar basureros.

    Aunque vacíes los basureros con frecuencia, estos necesitan ser desinfectados regularmente. Si es posible, llevá el tacho de basura afuera y eliminá cualquier residuo suelto con agua. A continuación, aplicá Vim Lavandina en Gel sin diluir en una esponja o trapo y pásalo por las paredes del basurero. Usá un cepillo de mango largo para llegar al fondo y los lados del basurero. Vacialo y luego enjuagalo con agua, dejalo escurrir y secarse al aire libre.

  3. Eliminar hongos de las paredes y superficies pintadas.

    Para sacar el moho de las paredes y superficies pintadas, prepará una solución de 1/4 de taza de lavandina con 2 tazas de agua y aplicá con un paño en las áreas afectadas. Dejá actuar la solución durante 15 minutos y luego enjuagá. Repetí según sea necesario.

  4. Limpiar floreros.

    Añadí una cucharadita de lavandina para limpiar floreros con un cepillo de mango largo (siempre usando guantes de goma). Asegurate de enjuagar bien y secar con una toalla suave.

    Además, te dejamos un pequeño truco para aumentar el tiempo de vida de las flores. Apenas las cortes, agregá directamente en el florero unas cuantas gotas de lavandina por litro de agua - te recomendamos unas cinco o seis gotas. De esta manera, evitás que el agua se enturbie, ya que la lavandina inhibe el crecimiento de bacterias.

Cómo limpiar sin dejar residuos

La mala elección de los artículos de limpieza o su uso incorrecto pueden dejar marcas visibles en las superficies. Las ventanas, los vidrios y espejos son las zonas donde más se ven los residuos que quedan después de limpiar.

Para evitar esas marcas post limpieza, te recomendamos tener en cuenta cuánta lavandina por litro de agua para desinfectar es necesaria en cada zona de tu hogar que vayas a limpiar. Por otro lado, recordá estos tips:

  • Antes de utilizar los artículos de limpieza, chequeá que los paños estén limpios. Si tienen polvo o suciedad acumulada, estas se mezclarán con el producto y dejarán marcas.

  • Chequeá las texturas de los productos -que pueden ser líquidos, en gel o crema, entre otros- para saber cómo aplicarlos sin resto residual.

  • Leé en las instrucciones si el producto requiere enjuague o no.

Además, en caso de que estés buscando una desinfección profunda sin usar lavandina, te recomendamos una línea de productos que sirve para desinfectar sin dejar residuos: se trata de Cif 2 en 1: limpieza y acción antibacterial. Con una fórmula sin lavandina, estos productos eliminan el 99,9% de las bacterias.

Aquí te contamos en detalle de qué se tratan, pero también podés encontrar más información en este artículo:

  • Cif Gel 2 en 1: su fórmula traslucida de gel ligero limpia rápidamente todas las superficies de tu hogar, dejándolas brillantes sin necesidad de enjuague y sin dejar residuos.

  • Cif Gatillo 2 en 1: deja las superficies de toda tu casa -inclusive las zonas en contacto con comida- limpias y desinfectadas, eliminando bacterias, alérgenos y ácaros.

  • Cif Pisos 2 en 1: deja tus pisos limpios, con una fragancia fresca y un brillo resplandeciente.

Último tip para limpiar con lavandina: evitá las combinaciones peligrosas

Como te explicamos antes en este artículo, la lavandina es un producto muy útil, pero es importante saber cómo utilizarla. Además, de prestar atención a la cantidad de lavandina por litro de agua para desinfectar para no generar mezclas tóxicas, es muy importante evitar combinarla con otros productos, ya que puede ocasionar resultados adversos, como problemas respiratorios e intoxicación.

Algunas de las combinaciones peligrosas que deben ser evitadas son:

  • Lavandina y vinagre: al mezclarse, producen vapores que son tóxicos para la salud.

  • Lavandina y amoníaco: la combinación produce gases tóxicos (cloraminas) puede causar problemas pulmonares y daño al hígado.

  • Lavandina y alcohol etílico: la mezcla resulta en la formación de cloroformo y ácido muriático, que son compuestos altamente tóxicos. Pasa lo mismo al mezclar la lavandina con el alcohol en gel. Generan, también, daños en los pulmones, hígado y riñones.

  • Lavandina y agua oxigenada: su mezcla forma cloratos y percloratos, los cuales pueden generar una explosión.

Ahora sí, ya tenés toda la información necesaria para limpiar tu casa con lavandina: recomendaciones de uso, el porcentaje de lavandina para desinfección según el área que quieras limpiar y también las mezclas de productos que hay que evitar.

Ya podés agarrar los guantes de goma y dejar tu casa libre de suciedad, gérmenes y bacterias.

Publicado originalmente