Las viviendas cada vez son más pequeñas y las cocinas pierden metros, por eso es clave aprovechar cada espacio. La alacena y bajo mesada son muebles fundamentales para organizar todo tipo de utensilios, desde cacerolas hasta tuppers.

Qué guardar en el mueble bajo mesada y qué no

Tené en cuenta que el mueble que se encuentra bajo pileta es susceptible a la humedad, ya sea por la potencial perdida de un caño o incluso porque puede llegar a filtrarse agua por la puerta si esta queda mal cerrada. Ese motivo hace que el mueble bajo mesada de la cocina no esté indicado para almacenar alimentos.

Se trata de un espacio óptimo para guardar vajilla y también productos de limpieza, como detergentes, geles, limpiadores y desinfectantes. Además, podemos ubicar allí diferentes recipientes de cocina.

Para maximizar el lugar disponible, los tuppers y ollas deben ir encastradas y las tapas guardarse paradas, aparte.

Mueble bajo mesada: productos de limpieza

En la división de alacena y bajo mesada, lo ideal es que en la parte superior se ubiquen los alimentos y en la inferior los productos de limpieza. Para ordenar estos productos, podés aprovechar los estantes que quedan debajo de la bacha.

Cajas y organizadores son útiles para organizar tu kit de limpieza. En un contenedor, ubicá las herramientas para aplicar, como paños, cepillos, trapos y esponjas. En cuanto a los productos, clasificalos según los tipos y usos que tengan. Por ejemplo: en una caja, los desinfectantes, en otra los limpiadores. También podés ordenarlos por superficie –para pisos, vidrios, madera, multiuso– o según para qué ambiente son.

Cómo ordenar una cocina pequeña

Aunque sea más caro, tratá de hacer muebles a medida para aprovechar cada centímetro disponible. Antes de encargarlo, pensá en los usos que le darás a la alacena y bajo mesada, de esa manera podrás optimizar su uso.

El mueble bajo mesada, por ejemplo, tiene que llegar hasta el zócalo, al igual que los que van en altura, que pueden cubrir la pared entera. Para que la sensación visual no se tan pesada, podés optar por esa alternativa solo en una de las paredes. Si no tenés un tono favorito, te recomendamos elegir el color blanco, cuyo efecto óptico es el de agrandar e iluminar. Por supuesto que se mancha con más facilidad, pero tenés aliados para una limpieza perfecta como Cif Power Cream Cocina o Cif Gatillo Antigrasa.

Cómo organizar mi cocina sin muebles

Y si tu cocina es tan pequeña que no tiene muebles, podés recurrir a una solución sencilla de implementar que es, al mismo tiempo, económica: los estantes. Los que van de pared a pared –sobre todo cuando la distancia es corta– están entre las últimas tendencias de interiores de cocinas. Además de ser una solución más económica que los muebles, los estantes ofrecen otro beneficio: permiten tener todo a mano. Y, como está todo a la vista, te obligará a deshacerte de vajilla de cerámica que esté cascada, así como de utensilios innecesarios.

También podés utilizar la pared para poner barrales y ganchos. Aprovechá y colgá sartenes, cucharones y tablas.

Para higienizar la cocina en profundidad, podés leer esta nota sobre cómo limpiar la cocina a fondo y, si llegás a detectar algunos bichitos, descubrí cómo ahuyentar hormigas y alejarlas para siempre.