Limpieza de la cocina

Cómo limpiar el horno en 10 pasos (¡o menos!)

¡La sola idea de limpiar el horno ya te provoca rechazo! Pero no tiene por qué ser así con nuestros infalibles 10 pasos “limpia hornos”.

Es importante saber cómo limpiar un horno: entender la mejor forma de hacerlo te ahorrará tanto tiempo como dinero. Aunque no vamos a negar que es una tarea algo ardua, limpiar el horno con frecuencia no solo lo protege a largo plazo, sino que también alivian y facilita la tarea.

En este post encontrarás la respuesta a cómo limpiar un horno eléctrico, tradicional de gas, autolimpiante y texturado (también conocido como de limpieza continua). La mejor manera de limpiar el horno va a depender del tipo de horno que tengas. Acá te mostramos los pasos a seguir para limpiar un horno tradicional, un horno autolimpiante y un horno de limpieza continua.

Cómo limpiar un horno en 10 pasos: hornos tradicionales

No pierdas de vista la suciedad. Los hornos tradicionales son los más difíciles de limpiar, aunque hacerlo cuando todavía están tibios es mucho más fácil que intentar limpiarlos una vez que la grasitud se enfrió y endureció. Sin embargo, sin importar cuanta atención le prestes, la acumulación de grasa y mugre es inevitable y, por eso, vas a tener que meterte dentro del horno para darle una limpieza realmente profunda de vez en cuando.

  1. En primer lugar, asegurate de que el horno esté apagado y frío. Otra buena idea es ponerse ropa vieja: podés ensuciarte mientras limpiás el horno.
  2. Sacá las bandejas y rejillas y dejalas en remojo en agua caliente con detergente para platos.
  3. Elegí un limpia hornos y seguí las instrucciones de la etiqueta. Primero, tomá todas las medidas de seguridad y precauciones necesarias. Elegir uno con pulverizador te va a permitir llegar a los rincones sin demasiado esfuerzo, mientras que la espuma te ayudará a levantar la grasa pegada. Usá Cif Crema para facilitarte la limpieza de la grasa acumulada y restos de alimentos quemados de tu horno.
  4. Dejá que la solución afloje los restos de alimentos quemados más resistentes.
  5. Mientras tanto, con una esponja de metal, fregá los accesorios del horno en la pileta. No olvides darlos vuelta para que queden bien limpios de ambos lados. Enjuagá con agua limpia y dejá a un lado.
  6. Ahora, vamos de vuelta al horno. Es posible que tengas que esperar un buen rato (tal vez horas) para que el producto haga efecto. Siguiendo durante todo el proceso las indicaciones del fabricante que figuran en la etiqueta, agarrá una esponja húmeda y limpiá el interior del horno hasta que esté brillante. Si es necesario, repetí el paso 3.
  7. Como toque final, hacé brillar la puerta de vidrio. La mejor manera de quitarle las costras secas es utilizando un raspador para vidrio. La grasa y el aceite pueden limpiarse fácilmente con agua caliente y una solución de limpieza.
  8. Volvé a colocar la puerta de vidrio en la cocina y dale una repasada a todo el horno para quitarle cualquier exceso de solución limpiadora y los residuos que le hayan quedado.

Cómo limpiar el horno en 2 pasos: hornos autolimpiantes

Este es fácil. Asegurate de leer el manual antes de empezar a limpiar el horno autolimpiante y verificá que esté vacío.

  1. Con un rápido golpecito en el interruptor, bastará para calentar el horno desde adentro. Tené cuidado con la grasa.
  2. Después de eso, todo lo que tenés que hacer es limpiar el polvo; nunca dejés de comprobar que todo esté bien frío. Las instrucciones exactas de tiempo variarán según el modelo, por lo tanto es esencial que leas las instrucciones del fabricante primero.

Cómo limpiar el horno con bicarbonato: hornos texturizados (o de limpieza continua)

¿Cómo puede un horno limpiarse a sí mismo de manera continua? Porque tiene una base texturizada. Al tener un interior de porcelana especial, los hornos de texturizado áspero queman gradualmente la comida mientras se calienta; por lo tanto, tenés que hacer lo siguiente:

  1. Limpiá los residuos utilizando un paño húmedo. Tené cuidado de no usar químicos fuertes ni esponjas abrasivas, ya que podrían dañar la porcelana. Con una simple mezcla de bicarbonato de sodio y agua tibia es más que suficiente para dejar el horno brillante.

Cómo limpiar el horno: problemas comunes y soluciones

Problema: sale humo del horno

Solución: cuando esto sucede, en general se debe a que hay comida quemada. Aunque se trata de un problema común para cualquier aspirante a chef, no solo es antihigiénico sino también puede ser muy peligroso. Los métodos para quitar la comida quemada van a depender del tipo de horno que tengas, aunque la mejor manera de limpiar algo que se derramó en el horno es sacarlo lo más rápidamente posible utilizando una espátula. Si te has preguntado cómo limpiar el horno con bicarbonato, acá tenés un buen tip: Rrociá bicarbonato de sodio sobre la comida carbonizada y dejalo actuar toda la noche. Eso permitirá que los restos de comida se aflojen y que los limpies con mayor facilidad al día siguiente.

Problema: grasa pegada

Solución: no tiene nada de divertido rasquetear grasa pegada, pero con el limpia hornos correcto no tiene por qué ser tan complicado. Para que se aflojen las manchas, lo mejor es poner la rejilla del horno que tenga costras pegadas en la pileta y dejarla en remojo en agua caliente con detergente para platos. Además, podés sacar las manchas del quemador o de la hornalla con cualquier detergente de buena calidad.

Problema: puerta del horno sucia

Solución: muchos limpia hornos también servirán para quitar manchas y grasa de la puerta del horno. Solo hay que seguir las instrucciones de la etiqueta. Para no manchar el piso de la cocina, colocá algún diario viejo en el piso, en el hueco entre el horno y la puerta debajo de las bisagras.

Y eso es todo. Ya tienes los 10 pasos (o menos) que te cuentan cómo limpiar el horno.

Tip principal


Existen diferentes tipos de horno, por lo tanto, es mejor ver las instrucciones del fabricante antes de limpiarlo. Muchos hogares tendrán un horno tradicional que puede limpiarse con un limpia hornos comercial o con Cif Crema para lograr resultados efectivos.