Unilever
Información sobre el Coronavirus (Covid-19): Cómo proteger tu hogar y a tu familia.
Anuncio
Ala

¿Cómo lavar lana? Conocé cómo proteger tus prendas con esta guía útil

¿Cómo lavar lana? Descubrí con esta guía útil todo lo que hay que saber sobre el lavado y protección de tus prendas.

Actualizado

Cómo lavar lana correctamente sin arruinarla

La lana es un material textil difícil de tratar, ya que puede estirarse o achicarse bajo cambios de temperatura, y perder su forma original con facilidad. ¿El truco para eliminar la suciedad de nuestras prendas de lana sin dañarlas? Ser muy cuidadosos con cada lavado, empleando los métodos y productos indicados.

¿Querés saber cómo lavar lana a mano o en lavarropas, sin arruinar los tejidos de tus prendas favoritas? ¡Enterate todo lo que tenés que saber con esta guía práctica!

Primero lo primero: leé las etiquetas

¿Cómo lavar cashmere?, ¿cómo lavar lana de oveja? Antes de lavar nuestras prendas, debemos leer con atención sus etiquetas. Existen distintos tipos de lana: merino, lana de lino, lana de alpaca, etc., y a cada una le corresponde un cuidado especial dependiendo de su composición y tejido.

Hay lanas que sólo pueden lavarse a mano, mientras que otras deben limpiarse en seco. A su vez, el agua caliente es, en muchos casos, el enemigo, al igual que los suavizantes.

Cómo lavar ropa de lana a mano

Si bien algunas prendas son aptas para lavarropas, lo ideal es siempre lavarlas a mano, a base de agua tibia o fría, y jabón. ¿Cómo realizar un lavado a mano para mantener tu ropa limpia y libre de malos olores?

Necesitará:

  • Palangana (o bacha)
  • Agua
  • Jabón líquido (apto para prendas de lana)

Anuncio

Ala

Cómo lavar ropa de lana a mano

  1. Llená un recipiente con agua fría y jabón

    Llená una palangana (o una bacha) con agua fría y añadile unas gotas de jabón líquido. Para no arruinar las prendas, lo mejor es emplear un jabón suave sin quitamanchas industriales, como el Ala Camellito.

    Step 1: Llená un recipiente con agua fría y jabón
  2. Sumergí la prenda

    Sumergí la prenda en el agua. Dejala unos minutos, dándole golpes suaves para que absorba el producto. Evitá el frotado a toda costa.

    Step 2: Sumergí la prenda
  3. Enjuagá y secá

    Retirá la prenda y enjuagá con agua fría hasta remover todo el jabón. Para el secado, extendela horizontalmente sobre una superficie plana (podés colocar una toalla debajo para que absorba el agua) en un lugar ventilado. Lo ideal es evitar escurrirla o apretarla para no deformarla.

¿Qué tipo de jabón usás para lavar la ropa?

Si lo que necesitás, es remover una mancha en un lugar concreto:

  1. Sacudí la prenda Las mantas y los abrigos suelen acumular polvo a diario. Antes de pasar al lavado, sacudilos cuidadosamente al aire libre para remover cualquier residuo.

  2. Absorbé la mancha Si la mancha es reciente, absorbé la mancha usando una servilleta de papel para evitar que se expanda.

  3. Colocá el jabón sobre la mancha Colocá un poco de Ala Camellito directamente sobre la misma. Distribuí el jabón suavemente con la ayuda de un paño humedecido (te recomendamos el Cif Ballerina Multiuso) en agua, siempre de afuera hacia adentro para no esparcir la mancha.  

  4. Sumergí la prenda en agua Sumergí la prenda en un recipiente con agua (o bacha). Dejala en remojo durante 1 hora. Si son prendas más grandes, podés sumergirlas en una bañadera para facilitar su limpieza. Para una mejor limpieza, da vuelta la prenda antes de cada lavado.

  5. Enjuagá y secá Retirá la prenda y enjuagá con agua fría hasta remover todo el excedente de jabón. Al igual que en el método anterior, para secar, extendela sobre una superficie plana en un lugar ventilado.

Cómo lavar ropa de lana en el lavarropas

Si la etiqueta indica que se puede lavar en el lavarropas, tenemos luz verde. Lo que sí, debemos ser precavidos y asegurarnos de configurar el ciclo correcto. Para lavar las prendas de lana en el lavarropas:

  1. Vaciá los bolsillos y cerrá los cierres y botones Como con toda prenda, antes de llevarla al lavarropas, vaciá sus bolsillos, cerrá los cierres y abotoná los botones.

  2. Remojá la prenda en agua fría Antes del lavado, dejá la prenda en remojo en agua fría durante 1 hora, o hasta que absorba bien el agua (te vas a dar cuenta porque la lana se va a hinchar). Este procedimiento previo ayuda a proteger la lana para que no se encoja en el lavarropas.

  3. Lleva tus prendas al lavarropas Colocá tus prendas de lana en el lavarropas y añadí un jabón líquido apto para ropas de lana. Si la prenda posee bordados o lentejuelas, siempre es mejor lavarla a mano.

  4. Elegí un programa de ciclo corto Si la prenda está muy sucia, elegí un programa de ciclo corto que no supere los 30 grados. Si por el contrario, la suciedad es leve, configurá un ciclo de lavado en frío. Siempre es aconsejable usar el ciclo para lavar ropa de lana. Si tu lavarropas no lo tiene, usá el de prendas delicadas. Las prendas de lana pueden dañarse si se programa un ciclo de lavado con movimientos muy violentos. Es mejor elegir un ciclo suave, que vaya a velocidad lenta para proteger las fibras.

  5. Remové y dejá secar Remové la prenda; extendela sobre una superficie lisa en un espacio ventilado y dejá que se seque.

Dato de color: hay quienes recomiendan guardar la ropa de lana en una bolsa de rejilla. Esto permite que no se produzcan obstrucciones en el lavarropas y también que las prendas se mantengan en perfecto estado durante el lavado.

Cómo secar la ropa de lana

Cómo bien mencionamos anteriormente, el calor y los movimientos bruscos son el enemigo número uno de las prendas de lana. Al secarlas en el lavarropas, corremos el riesgo de que, no sólo se dañe el tejido de la ropa por la fuerza centrífuga, sino que también se formen nudos, haciendo que nuestro suéter se achique. Por esta razón, es fundamental evitar el secarropas a toda costa.

Otra cosa que no debemos hacer, es colgarlas. Al colgar las prendas de lana en un tender, el peso de las mismas hará que la prenda se estire y se deforme, perdiendo su elasticidad.

¿La mejor alternativa? ¡Más fácil aún! Colocar nuestras prendas sobre una superficie plana, preferiblemente sobre toallas secas y limpias, y dejar que el aire haga lo suyo.

Importante: asegurate que la prenda esté estirada por completo para que se seque del todo, sin arrugarse o juntar mal olor, pero sobre todo sin que no pierda su forma.

Cómo planchar la ropa de lana

Si aún después del secado la prenda te quedó arrugada, podés darle un rápido repaso con la plancha para aplacar las marcas y pliegues (siempre y cuando lo indique en la etiqueta, claro). Para ello debemos hacer dos cosas:

  1. Regular la temperatura de la plancha Verificar que la plancha no esté muy caliente: te sugerimos configurar una temperatura media.

  2. Colocar una gasa entremedio Puede ser una gasa, un paño o un pañuelo fino, entre la plancha y la prenda, para no dejar marcas en el tejido.

  3. Planchar con vapor Para un mejor resultado, encendé la función de vapor. El vapor ayuda a estirar las fibras de la ropa, para que retomen su forma original, previa al lavado.

Consejos para proteger tus prendas de lana

  • No laves la prenda tras cada uso.

  • Evitá el uso de agua caliente. Las altas temperaturas pueden encoger, deformar y hasta desteñir las prendas de lana.

  • Evitá los suavizantes. Los químicos de estos productos son extremadamente dañinos para la delicada fibra de lana.

  • Usá un jabón formulado para prendas delicadas. Otros jabones convencionales pueden desgastar y arruinar su tejido.

  • Evitá escurrir y presionar tus prendas para no afectar su forma.

  • Terminado el lavado, sacá la prenda del agua lo antes posible. Así preverás las arrugas.

  • Al guardar las prendas, es mejor guardarlas dobladas. Si las colgás, pierden su forma.

  • Nunca guardes la prenda húmeda.

¡Así que ya sabés! Si estos tips te resultaron interesantes, te invitamos a darle una leída a nuestra lista de consejos de expertos para el cuidado de la ropa y textiles.

Si querés saber más acerca del cuidado de tus prendas, date una vuelta por los siguientes artículos:

Publicado originalmente