Skip to content
cómo eliminar el polvo y los malos olores consejos utiles
En casa

Cómo quitar el polvo y los malos olores en la casa

Con el equipo adecuado, eliminar y prevenir la acumulación de polvo es sencillo. Seguí estos consejos para que tu casa quede libre de polvo y malos olores.

A veces parece que eliminar el polvo de tu casa es una historia de nunca acabar; pero, no te preocupes, no es una misión imposible. El polvo está compuesto por partículas de piel, pelo de mascotas, ácaros y polen, entre otras cosas. Por eso, además de ser desagradable, el polvo acumulado puede producir malos olores en la casa. Limpiar y evitar la acumulación de polvo no solamente te ayuda a prevenir los malos olores, sino que también evita la aparición de agentes alergénicos. Usando las estrategias y los productos de limpieza adecuados, podés eliminar el polvo y los malos olores de tu hogar.

Cómo quitar el polvo y los malos olores en la casa:

Para que en tu casa no haya malos olores ni agentes alergénicos, tratá de seguir estos pasos al menos una o dos veces por semana. Empezá por los estantes o muebles más altos y limpiá de arriba hacia abajo.

  • En los estantes y las superficies duras, es preferible usar una franela o un paño húmedo para atrapar la suciedad en lugar de desplazarla de un lado a otro. Los plumeros de plumas de avestruz también son útiles, ya que la carga eléctrica de las plumas atrae las partículas de polvo y evita que la suciedad se disperse en el ambiente.
  • Sobre los empapelados y las superficies pintadas, usá una esponja seca de silicona para eliminar el polvo. Para los zócalos y las superficies brillantes, podés usar un paño humedecido con un limpiador suave.
  • Para limpiar las alfombras, la mejor opción es usar una aspiradora. Las más eficientes son las que tienen filtros HEPA (filtro con malla de fibra que purifica el aire de agentes patógenos), porque capturan hasta las partículas más pequeñas. Después de sacar el polvo con un trapo, pasá la aspiradora para atrapar cualquier partícula que haya quedado en el ambiente y eliminar el polvillo.
  • Para aspirar las cortinas y los tapizados, usá la velocidad más baja y el cepillo correspondiente.
  • En los pisos de parqué o vinílicos, es preferible usar un trapo húmedo en vez de un escobillón seco para evitar que se vuelva a acumular rápidamente el polvillo.
  • Para los rincones difíciles de alcanzar y los aparatos electrónicos, como el teclado de la computadora, lo más efectivo es usar una sopladora o un aerosol de aire comprimido.
  • Para dejar un aroma agradable en el ambiente, podés usar un limpiador aromatizado o agregarle unas gotas de aceite esencial, como limón o árbol de té, al paño húmedo que uses para sacar el polvo de los muebles.

Cómo prevenir la acumulación de polvo y los malos olores en la casa

Si bien quitar el polvo con frecuencia te ayuda a mantener limpia tu casa, también existen estrategias para retrasar la acumulación del polvo y los malos olores.

  • Abrí las ventanas con la mayor frecuencia posible. Es importante ventilar los ambientes para evitar la acumulación de polvo y la aparición de malos olores en tu hogar. Si hace mucho frío, dejalas abiertas por lo menos 10 minutos para renovar el aire.
  • Considerá la posibilidad de implementar un sistema de purificación de aire, que debe instalarse en todas las habitaciones para lograr una máxima efectividad.
  • Cambiá los filtros de los sistemas de calefacción, aire acondicionado y ventilación, ya que pueden juntar polvo y diseminarlo en el aire.
  • Colocá un extractor en el baño y en la cocina para evitar que la grasa, la suciedad y los olores permanezcan en el ambiente.
  • Lavá las alfombras a fondo con jabón periódicamente o contratá un servicio de limpieza a vapor para evitar que se concentren los malos olores.
  • Rociá las cortinas y los tapizados con desodorante para telas todas las semanas. Lavá los objetos textiles en el lavarropas para eliminar el polvo o llevalos a la tintorería por lo menos una vez al año.
  • Como los tapizados y las alfombras son los principales responsables de la acumulación de polvo y malos olores en la casa, considerá la posibilidad de cambiar los sillones de tapicería por otros de cuero, las alfombras por pisos de madera, y las cortinas por persianas.
  • Tratá de cambiar las sábanas una vez por semana. Para reducir el riesgo de ácaros, usá una funda hipoalergénica para el colchón.
  • Sacá la basura con frecuencia, no solamente cuando se llene el recipiente de deshechos.

Tip principal:


Ordenar es la clave. Cuanto más desordenado esté tu hogar, más suciedad y polvo vas a tener que limpiar. Te recomendamos hacer una limpieza anual para descartar todo lo que ya no uses y facilitar el trabajo de limpieza.

Consejos útiles:

  1. Técnicas para sacar el polvo: Empezá por arriba y terminá por abajo tu tarea de limpieza.
  2. Luego de la limpieza de polvo: Aspirá las alfombras para eliminar partículas de polvo y suciedad.
  3. Prevení el polvo y los malos olores: Asegurate de abrir las ventanas por al menos 10 minutos al día para purificar el aire.