La habitación es el espacio en el que descansamos, nos relajamos y dormimos. Por eso es vital mantenerlo despejado y en orden. Sin rutinas pesadas ni complicaciones: aprendé cómo ordenar tu cuarto para poder mantenerlo en el tiempo.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando hay poco espacio? Los muebles van a aportar espacio de guardado, pero, al mismo tiempo, si son demasiado grandes van a achicar visualmente el lugar.

Conserva lo básico

Para empezar desde cero, tratá de mirar la habitación con ojo crítico. Solemos prestar atención a objetos y prendas, pero los muebles también pueden acumularse sin tener uso. Quizás es momento de regalar o vendar una cajonera, un aparador al pie de la cama, repisas y escritorios. También presta atención a las paredes: es probable que tengas láminas, cuadros y otros adornos que ya no te identifiquen. Repetí la tarea con el piso: muchas veces, allí se acumulan cajas y bolsas.

Cuanto más despejada luzca, la sensación orden que transmitirá el cuarto se incrementará.

Limpia los pisos y muebles con frecuencia

Un tip que te servirá para saber cómo tener la habitación ordenada es adoptar una rutina de limpieza de esta forma se evita que la suciedad se acumule y la tarea parezca más difícil de lo que es. Según tus posibilidades, hacé un repaso de muebles, alfombras y pisos. Te recomendamos Cif Pisos 4 en 1: máxima limpieza - fragancia duradera - brillo reluciente - sin enjuague.

Lo que sale debe volver

Las pequeñas acciones contribuyen a un orden duradero. Si para armar un conjunto te probaste varias prendas de ropa, volve a guardarlas antes de irte. Cuando regreses a casa, pone a lavar tu ropa si crees que es necesario o acomoda en el placard lo que hayas usado. De esta manera evitás que la ropa se acumule en rincones de la habitación.

Muebles que ayudan

Buscar métodos de cómo organizar un dormitorio es clave, nosotros sugerimos tener como aliados muebles que tengan doble función o que aprovechen espacios muertos. Por ejemplo, un apoya pies (que va pegado a la cama) con espacio de almacenaje, donde puedas guardar ropa de cama.

La cama, a su vez, puede tener cajones debajo, ya sea como parte de la misma carpintería o por separado, de plástico con rueditas, que quedan totalmente ocultos con la caída del acolchado.

Si tenés mucha ropa, podés colocar una cómoda que de soporte al placard. En la parte superior podés apoyar el televisor, si tenés, y algunos objetos deco. Si los metros no alcanzan, inclinate por cestos o cajas para acomodar en la parte baja de la mesa de luz.

El orden del hogar requiere constancia y esperamos que estos consejos de como ordenar una habitación te hayan sido de utilidad. Si quieres más consejos, te proponemos leer este programa de limpieza para tu casa: cómo organizarte. Para que sea un plan de toda la familia, mirá estos juegos para ordenar y limpiar la casa para chicos y grandes.