Las nuevas formas de trabajo están instaladas en las rutinas de las grandes compañías, pequeñas empresas y de aquellos que trabajan de manera independiente. Con conexión a Internet es posible trabajar de manera remota, desde un espacio de coworking, un bar o en la propia vivienda.

Si estás entre quienes hacen home office, es importante que cuentes con un espacio destinado a eso. No importa la dimensión sino su funcionalidad. Con estos consejos podés convertir escritorios pequeños en mesas de trabajo en las que no te falte nada.

Para mantener tu mesa de trabajo impecable, usa Cif Crema Ultra Higiene, que limpia las superficies sin dañarlas.

Escritorios funcionales para espacios pequeños

Si vivís en un monoambiente o contás con poco espacio, tenés que elegir bien el lugar en el que vas a ubicar el escritorio.

  • Una solución es poner una mesa-libro pegada a la pared y abrirla cada vez que necesites trabajar. También podés utilizar rincones que suelen quedar desaprovechados, como la recepción o hall de entrada.
  • Cuando falta espacio, se puede aprovechar las paredes: las podés usar para colgar cajas y revisteros metálicos, ideales para guardar papeles.
  • Otra alternativa es instalarte, por ejemplo, en la mesa del living o el comedor diario, dedicándola al trabajo algunas horas al día y cuidando tener un asiento ergonómico.

Entre los modelos de escritorios modernos hay muchos con cajonera incorporada, un ítem fundamental para ganar espacio de guardado. Para que no saturen visualmente, elegí aquellos de colores claros (blanco o madera clara) o de estructura metálica.

Ideas de escritorios para espacios reducidos

Para ganar espacio elegí cajones alargados u otro tipo de recipientes para guardado y colócalos sobre el escritorio. También hay algunos tipos bandeja con varios compartimentos.

Podes apoyar una pizarra de corcho y utilizarla como objeto ayuda memoria, colgá desde un planificador semanal hasta un post-it con recordatorio. Además, podes poner fotos y cualquier otro elemento que te resulte inspirador.

La organización es clave, cuando el espacio es chico, todo debe estar ordenado; incluso si se trata del escritorio de los niños.