Un rincón que se manchó, un toque de color para diferenciar ambientes o una franja para generar alturas visuales. Por pequeño que sea el sector elegido, si al pintar no se toman ciertas precauciones, el piso y otras zonas pueden recibir salpicaduras. La pintura de pared suele adherirse con facilidad y para removerla es necesario utilizar productos abrasivos que acaban por dañar la superficie del piso, mueble u objeto en el que haya caído. En esta nota encontrarás algunas sugerencias para aprender cómo pintar una pared sin ensuciar el resto de la casa.

La preparación

No se trata de sacar el pincel y ya. Es necesario saber cómo preparar una pared para pintar. Si se trata de paredes nuevas, podés usar una espátula para quitar cualquier irregularidad que encuentres y aplicar sellador en caso de que haya agujeros o grietas.

En cambio, si debés renovar una pintura, primero tendrás que eliminar las manchas, ya que, si omitís este paso, es probable que esta vuelva a salir después de que pintes. Para eso, usá Cif Gel con Lavandina, que limpia y deja las superficies sin restos de producto.

Luego, asegurate de elegir la pintura de pared correcta (en cuanto al tipo de terminación y a la calidad que desees). Recién entonces, pintá las superficies más amplias con brochas y pinceles grandes y dejá para el final las superficies más pequeñas y difíciles de alcanzar; y siempre pintá desde arriba hacia abajo. Antes de darle una segunda mano, dejá que la pintura se seque.

Cómo pintar paredes sin ensuciar el piso

El primer paso es despejar de muebles, objetos y alfombras el sector que vas a pintar. No sólo debe estar vacío el área en el que aplicarás la pintura, sino que también es necesario que puedas circular con comodidad por alrededor.

Es clave contar con una caja de cartón en la que puedas depositar la lata de pintura, el pincel y todas las herramientas que necesites para pintar, ya que, si llega a derramarse, unos pocos papeles de diario sobre el piso no serán suficientes para moderar el desastre; en cambio, una caja resulta más contenedora.

Otra precaución que podés tener para pintar paredes y techos sin manchar es crear una protección absorbente para el mango de la brocha o pincel. Cubrilo con una tela o una tira de cartón flexible, de esa forma las gotas quedarán allí en lugar de caer sobre el suelo.

El piso, por supuesto, deberá taparse por completo; puede ser con cartones o, mejor aún, con unos plásticos especiales que venden en las ferreterías para cubrir el suelo de los ambientes en los que vayas a trabajar.

Recomendaciones para encontrar la paleta

La variedad de colores para pintar una casa es casi infinita; tené en cuenta cómo van a reflejar la luz, las dimensiones de los ambientes y la combinación con muebles y pisos.

Para combinar diferentes colores en un mismo ambiente y también para evitar errores, se recomienda que utilices cinta adhesiva de color en los bordes y juntas. En esta nota, por ejemplo, podés descubrir cuáles son los mejores para el exterior de las casas.