Cómo curar un disco de arado para cocinar

Los discos de arado son muy útiles, pero si no los cuidamos bien pueden arruinarse. Aprendé cómo curar un disco de arado como un profesional acá.

Actualizado

Disco de arado con verduras picadas adentro
Carnes, guisos, pastas, pan… la lista de platos que podés preparar en un disco de arado es infinita. Esta herramienta gastronómica es muy eficiente y fácil de utilizar, ¿pero conocés qué es la tarea de curación y por qué es tan importante llevarla a cabo antes de cocinar?

A través de este proceso se eliminan las impurezas del material, se evita que se pegue la comida y se conserva el disco en mejor condición evitando que se oxide con el tiempo. ¿Cómo curar un disco de arado, oxidado o por primera vez? Te contamos el paso a paso.

Cómo curar un disco de arado por primera vez

Existen dos formas fáciles y rápidas de curar un disco por primera vez: con aceite o con sal. Asegurate de realizar esta tarea al aire libre con leña o quemador, o sobre la hornalla de la cocina, pero recordá que durante el proceso se genera mucho humo.

  • Cómo curar un disco de arado con aceite
    • Poné el disco al fuego.
    • A los 5-10 minutos, empezará a tomar un color amarronado. Esto indica que la capa protectora de aceite que trae el disco se está quemando.
    • Dejalo unos 10 minutos más hasta que deje de humear y apagá el fuego.
    • Dejá que se enfríe unos minutos hasta que sea seguro tocarlo.
    • Poné un poco de aceite en el disco, hasta que cubre la superficie, y esparcí bien por la base y laterales.
    • Poné el disco al fuego nuevamente y déjalo de 15 a 20 minutos para que se queme el aceite, hasta que deje de salir humo y el disco quede oscuro.

Podés repetir este último paso para reforzar la cobertura, pero dejalo enfriar antes de colocar el aceite nuevamente. Si no vas a cocinar sobre la tapa, no es necesario curarla. Cómo curar un disco de arado cuando está muy sucio es más fácil con sal. Te explicamos cómo hacerlo a continuación.

  • Cómo curar un disco de arado con sal.

Este método es especialmente útil cuando el disco de arado está muy sucio. Los pasos son similares a los del aceite, pero con un ingrediente extra:

  • Poné el disco al fuego.
  • A los 5-10 minutos, empezará a tomar un color amarronado. Dejalo unos 10 minutos más hasta que deje de humear y apagá el fuego.
  • Dejá que se enfríe unos minutos hasta que sea seguro tocarlo.
  • Poné un poco de aceite en el disco, hasta que cubre la superficie, y esparcí bien por la base y laterales. Añadí un puñado de sal gruesa.
  • Poné el disco al fuego nuevamente y déjalo de 15 a 20 minutos para que se queme el aceite con la sal, hasta que deje de salir humo y el disco quede oscuro. Cómo curar un disco de arado es fácil y podés hacerlo desde casa, pero recordá tener cuidado con las quemaduras.
  • Lavá con Cif Active Gel Limón y agua caliente. Al terminar de limpiarlo, ponelo sobre fuego mínimo para eliminar toda la humedad.

Cómo curar un disco de arado para cocinar oxidado y mantenerlo limpio

Normalmente, un disco de arado nuevo se verá con restos de óxido y suciedad debido a la manipulación de materiales desprendidos durante su construcción. No te preocupes, ¡porque esto es algo común! En cambio, si tu disco de arado ya tiene unos años y no se ha lavado bien, es posible que esté realmente oxidado. Para curarlo, seguí estos pasos:

  • Poné el disco sobre fuego máximo y dejá que se queme por 10 o 15 minutos.
  • Una vez quemado, con una espátula de madera rasquetea la superficie del disco de manera que el óxido adherido se afloje.
  • Para el proceso de cómo curar un disco de arado para cocinar oxidado, necesitás utilizar un poco de grasa. Poné abundante grasa de vaca con el fuego al máximo y fregá el disco unas cuantas veces.
  • Dejá el disco tapado hasta que la grasa se derrita y se queme, unos 10 minutos.
  • Una vez quemada la grasa, retirá todos los restos y limpiá con un papel de diario.
  • Colocá el disco sobre el fuego. Poné agua y Cif Active Gel Limón sobre el disco hasta que hierva.
  • Fregá con unaespátula.
  • Retirá el disco del fuego y lavá con un chorro de agua.
  • Limpiá con una esponja suave hasta que agua del enjuague salga limpia.

Es importante que, antes de guardar el disco de arado, frotés la superficie con un poco de grasa o una servilleta de papel con aceite para evitar el óxido.

¡Listo! Ya tenés el disco curado para tu deleite y el de tus invitados. Para más datos útiles, leé nuestro artículo sobre cómo curar sartenes o cómo curar una olla de hierro fácilmente. Y te recomendamos nuestro articulo sobre cómo limpiar una parrilla, estos tips te van a servir tanto para una parrilla oxidada.

Publicado originalmente