Contaminación cruzada en la cocina: qué es y cómo evitarla

¿Sabés cómo funciona la contaminación cruzada? Acá te contamos qué es y te damos las claves para evitarla en tu cocina.

Actualizado

mano de persona cortando salmón crudo en tabla de cocina

El espacio de tu cocina puede convertirse fácilmente en un punto de acceso para cualquier tipo de bacteria, y la seguridad de la cocina es un buen lugar para comenzar si deseás mejorar tu salud y evitar la contaminación cruzada de los alimentos. Seguí leyendo para conocer qué es la contaminación cruzada y cuatro consejos esenciales que conseguirán evitarla.

Contaminación cruzada de alimentos: ¿qué es?

La contaminación cruzada puede sonar un poco complicada, pero comprenderla es realmente muy fácil. Se refiere a la transferencia física de bacterias dañinas de una persona uobjeto a otra o, cuando se habla de la cocina, de un alimento a otro.

Para garantizar la seguridad de la cocina, es importante saber qué implica exactamente: si los alimentos contaminados entran en contacto con otros alimentos, ya sea por contacto directo (contaminación cruzada directa) o por una superficie de trabajo contaminada – un utensilio de cocina o simplemente tus manos (contaminación cruzada indirecta) – los virus y bacterias dañinos pueden propagarse y poner en riesgo tu salud.

Cómo evitar la contaminación cruzada en la cocina

Mantener la cocina limpia es el factor más importante para evitar la contaminación cruzada, y se puede resumir de la siguiente manera: lavate las manos, mantené las superficies limpias y asegurate de que los accesorios que componen tu cocina estén siempre limpios.

  • Lavate las manos con jabón y agua caliente antes y después de entrar en contacto con los alimentos, así como en cualquier momento que hayas estado en contacto con bacterias dañinas. No olvides quitarte cualquier tipo de joyería antes de tocar la comida.
  • Mantené limpias las superficies. Podes utilizar Cif Limpiador Gatillo Antigrasa que mantendrá tu cocina en la mejor forma y es tu mejor aliado para evitar la contaminación cruzada. Usá siempre toallas de papel o paños limpios para mantener las superficies de la cocina bien limpias y secas – usando diferentes toallas o paños para diferentes tareas y lavándolos con regularidad. ¡Tirá las toallas de papel a la basura después de usarlas!
  • Mantené limpio el piso de la cocina. Un trapeador y un buen limpiador de pisos – como los de Cif – te ayudarán a abordar el trabajo rápidamente. Simplemente seguí las instrucciones en la etiqueta del producto y permití que se seque el piso antes de volver a entrar en la habitación.
  • Lavá bien los platos y los cubiertos: si lavás los platos a mano, usá agua caliente y Cif Active Gel Limón Verde. Intentá lavar los platos poco después de usarlos – no permitas que se infecten durante días para minimizar el riesgo de contaminación cruzada y la propagación de bacterias dañinas.
  • Tablas de picar limpias. Debés usar tablas de picar diferentes para cortar verduras, carne o pescado. Lavá tu tabla de picar con agua caliente antes de pasar al siguiente alimento, y reemplazá las viejas una vez que sean más difíciles de limpiar adecuadamente. Las tablas de picar de plástico no porosas son la opción más segura, ya que las de madera tienen más probabilidades de contaminar los alimentos y comprometer tu salud.

Es simple: si seguís estos consejos básicos, podés reducir el riesgo de contaminación cruzada en tu cocina y mantenerla limpia y reluciente al mismo tiempo.

Para más información sobre la salud en la cocina, aprendé qué es la salmonella y cómo prevenirla en la cocina. Y en esta sección, podés ver otros artículos en relación a la limpieza de la cocina.

Publicado originalmente