Una guía sobre tipos de bombillas y cómo reciclarlas

Cada tipo de bombilla se debe reciclar de una forma diferente, pero después de esta guía definitiva, ¡verás que es más sencillo de lo que parece!

Actualizado

Varias bombillas amarillas prendidas

Tenemos claro que el reciclaje es la manera más efectiva de frenar la contaminación, pero es normal que te surjan un millón de dudas sobre cómo reciclar correctamente. Hay muchos objetos que están formados por materiales diferentes que son difíciles de separar y cuesta adivinar dónde y cómo tenemos que depositarlos.

Uno de los objetos que más nos hacen dudar son las bombillas. Con todos los diferentes tipos de bombillas que hay, ¿cómo podemos saber si las estamos reciclando bien? Descubrí algunos trucos para el correcto reciclaje de bombillas y lámparas. ¡No volverás a hacerte esta pregunta nunca más!

¿Cómo elegir bombillas?

Antes de pensar en cómo debemos reciclar bombillas de luz, es importante saber qué diferentes bombillas existen para sacarles el máximo partido en cada situación.

El tipo de bombilla que escojas dependerá del uso que le quieras dar. ¿Necesitás luz para trabajar o para estar en casa? Encontrá acá tu bombilla ideal:

  1. Incandescentes. De todos los tipos de bombilla esta es la más obsoleta y se está comenzando a retirar del mercado. Son capaces de producir luz mediante el calentamiento de un filamento metálico, pero se pierde casi toda la electricidad en la producción del calor, por lo tanto, no son nada eficientes.
  2. Halógenas. Este tipo de bombilla tiene un funcionamiento similar a las incandescentes, pero con mayor potencia lumínica. En los últimos años se han intentado evolucionar para hacerlas más económicas, pero si buscás la sustentabilidad, no son la mejor opción.
  3.  Fluorescentes. Estos focos funcionan gracias a la mezcla de unos gases y sales que emiten luz al entrar en contacto con la corriente eléctrica. Suelen ser de bajo consumo y de larga duración por lo que es habitual encontrarlas en hospitales, escuelas y lugares públicos.
  4. Bombillas LED. De todos los tipos de bombillas son las más novedosas de la lista y las más ecológicas también. No contienen mercurio, no emiten CO2 y su vida útil puede llegar a las 50.000 horas, por lo que tienen la mejor puntuación en cuanto a sustentabilidad y ahorro económico. Dependiendo del tipo de casquillo o formato que escojás, emitirá luz más general o mas focalizada, pero es útil tanto para casa como para la oficina.

¿Te preguntás cómo cambiar una bombilla? Siempre ten en cuenta 3 cosas: cambiá la bombilla durante el día, apagá la fuente de alimentación antes de cambiarla y utilizá una escalera robusta si se trata de una lámpara de techo.

Cómo reciclar bombillas

Si ya has escogido entre las diferentes bombillas, debés saber qué hacer con ellas una vez ya no sirvan. Prestá atención a estos consejos:

  1. Nunca deposités una bombilla en los contenedores de cristal o vidrio. Las bombillas no están hechas de un solo material, tienen partes de metal y otros productos que pueden ser tóxicos y no se pueden reutilizar.
  2.  Las bombillas incandescentes y halógenas no se reciclan. Estos dos tipos diferentes de bombillas son las menos ecológicas y no se pueden reciclar de ninguna manera. Debés depositarlas siempre en el contenedor de deshechos.
  3. Los tubos fluorescentes y las bombillas LED son reciclables. Para darles una segunda vida a estas bombillas podés llevarlas a cualquier punto limpio que encontrés. Suelen estar en ferreterías, supermercados o tiendas de bricolaje.

Ser coherentes y respetuosos con el medio ambiente no es difícil, solo debemos poner un poquito de atención. Si querés más consejos prácticos de cómo reciclar objetos correctamente, aprendé cómo reciclar pilas y basura acá.

Publicado originalmente