La regla de las 3R apunta a generar hábitos de consumo responsable y a concientizar a la población para lograr disminuir la cantidad de basura que se genera en el mundo. Esta propuesta surgió en 2004 de la mano de la organización ecologista Greenpeace, que fue presentada por el primer ministro del Japón durante la Cumbre del G8. Al año siguiente, una asamblea de ministros de 20 países formó una mesa de trabajo para discutir cómo implementarlas a nivel internacional.

Las 3R: reducir, reutilizar y reciclar

  • ¿Qué es reducir? Disminuir lo que se consume, tanto en bienes como en energía. Por ejemplo: evitar los materiales de un solo uso (embalajes, bolsas, sorbetes). Pero también cerrar la canilla cuando estás enjabonando los platos o cepillándote los dientes.
  • ¿Qué es reutilizar? Aprender a darle nuevos usos a aquellos objetos o elementos que antes se descartaban.
  • ¿Qué es reciclar? Recuperar aquellos materiales que no son biodegradables, como los plásticos o los vidrios, para darles una nueva forma y volver a utilizarlos como si fueran (casi) nuevos.

Las 3R y cómo aplicarlas

Para sumergirse con éxito en el mundo de las 3R, es clave aprender a separar los residuos domésticos con eficacia. Orgánicos, por un lado, inorgánicos por el otro. Hay quienes ponen dos cestos juntos, o que pueden generar un espacio de almacenaje para los residuos que son recuperables (porque, además, conviene agruparlos en función de su origen o materia prima, para que después puedan ser reciclados con eficacia). Todos los residuos que van al cesto de los reciclables (botellas de bebidas o alimentos, contenedores de productos de higiene o limpieza) deben estar limpios y secos. En principio, una buena enjuagada con agua. Pero si cargaban algún elemento pegajoso o aceitoso, o tienen etiquetas muy pegadas, se recomienda recurrir al detergente, como Cif Active Gel Limón, con ultra poder desengrasante para que la limpieza sea más profunda.

Otras ideas para aplicar las 3R

No todo es descarte. La regla de las 3R también invita a convertir elementos de uso cotidiano en objetos para decorar tu casa. En esta nota te enseñamos a transformar latas de comida en organizadores, lapiceros o floreros; cajones de frutas en estantes; y cubiertas de autos en macetas, entre otras ideas.

El espacio de juego abre las puertas para enseñarle a tus hijos qué es reutilizar. En esta nota te contamos qué se puede hacer con rollos de papel higiénico, cajas de huevo y botellas de plástico. Además de los primeros pasos para que vayan incorporando el valor de las 3R.